Los defensores de la privacidad ganan el pulso al gobierno indio

Compartir

Agencias

La Corte Suprema de la India dictaminó recientemente que la privacidad es un derecho fundamental para sus ciudadanos. Una victoria histórica para los defensores del derecho a la privacidad, y un problema para el Gobierno indio.

Particularmente, por la extensión cada vez mayor de su red Aadhaar. Se trata de una base de datos biométrica nacional que documenta a cada ciudadano con el objetivo principal de asegurar que puedan acceder a los servicios gubernamentales.

Sin embargo, la implementación actual de Aadhaar genera dudas. El gobierno confía totalmente en la seguridad de este sistema, que por su volumen es uno de los objetivos más grandes de la historia para los piratas informáticos.

Al vincular sus cuentas a una sola ID, Aadhaar crea una red de puntos de datos que podrían usarse para perfilar o rastrear personas. El hecho de que exista una base con toda esta información representa, según algunos defensores de la privacidad, una amenaza para los ciudadanos, en la medida en que otorga un enorme poder al actual gobierno, a los sucesivos o incluso a actores maliciosos.

Asimismo, desde Nueva Delhi han convertido el uso de Aadhaar en obligatorio para el acceso y prestación de servicios privados esenciales, informa TNW. Y la ley que regula la red de datos niega explícitamente a los ciudadanos el derecho a acudir a los tribunales para solicitar daños y perjuicios por la divulgación de sus datos personales. Sólo la Autoridad de Identificación Única de la India (UIDAI), la agencia a cargo de Aadhaar, puede demandar al gobierno en tales casos.

La sentencia del tribunal sobre la privacidad no eliminará, desde luego, el sistema Aadhaar, pero sí podría servir como acicate para el gobierno indio de cara a asegurar que los ciudadanos tengan el control sobre qué clase de datos comparten y cómo se utilizan estos.

Juan Miguel Revilla, Itespresso

Compartir