GSMA insta a la Comisión Europea a adoptar la neutralidad tecnológica en el desarrollo de transporte inteligente cooperativo

Compartir

Asociaciones

La GSMA pidió encarecidamente a la Comisión Europea (CE) que no imponga restricciones a las tecnologías celulares en vehículos conectados dentro del mercado europeo. La Unión Europea (UE) tiene previsto poner en marcha un sistema de transporte inteligente cooperativo (C-ITS) en 2019 y se propone adoptar el sistema 802.11p de comunicación vehicular de corto alcance, como norma para los mensajes relacionados con la seguridad entre vehículos, restringiendo así la solución más avanzada de comunicaciones celular entre el vehículo y diversos dispositivos (C-V2X), que llegaría al mercado en 2019.

A medida que la Unión Europea desarrolla el complejo C-ITS, tanto la Comisión Europea como un grupo de Estados miembros de la UE tienden a favorecer 802.11p, un sistema de comunicación vehicular de corto alcance que ha estado en desarrollo durante los últimos 15 años y no es compatible con otras tecnologías.

En su documento de nueva posición titulado “Safe and Smarter Driving: the Rollout of Cellular V2X Services in Europe” la GSMA ha instado a la Comisión a adoptar un enfoque de neutralidad tecnológica en el desarrollo de C-ITS de la UE y recomienda a los legisladores europeos permitir que el mercado decida qué tecnología debe prevalecer. El complejo ecosistema C-ITS de Europa debe construirse sobre una base de tecnología óptima para poder sostenerlo en el tiempo y también maximizar los beneficios de la inversión futura en 5G.

En su intervención en el Salón de Frankfurt, el director de GSMA Europe, Afke Schaart, comentó: “La tecnología móvil para conectar automóviles es realmente mucho más avanzada y más rápida de implementar que el 802.11p. Permitiría a los fabricantes de equipos automotores reducir la complejidad al tener un único módulo de comunicaciones en el vehículo. La Comisión debería mantener el mercado abierto en lugar de restringir la tecnología C-V2X”.

La tecnología C-V2X se estandarizó en junio de 2017 y está ganando rápidamente tracción de mercado entre los principales fabricantes de automóviles, como BMW y Audi. Según lo previsto, la tecnología estará disponible en el mercado el próximo año. Además, la tecnología C-V2X podrá adaptarse al uso actual y futuro de la tecnología conectada en el sector automotriz, como por ejemplo, la conducción autónoma.

Estos chipset son la puerta de entrada para la era 5G, en la que la conectividad va a revolucionar el transporte con los coches autónomos, que en última instancia, terminarán recorriendo las calles en todo el mundo. Por el contrario, la tecnología 802.11p aislada e independiente tendrá que luchar para evolucionar dentro de las redes 5G y podría ser un revés importante para Europa en la carrera mundial hacia el liderazgo en redes 5G.

Consulta el documento titulado “Safe and Smarter Driving: the Rollout of Cellular V2X Services in Europe

Compartir