Compartir

Lanzada en 2010 y con 35 millones de unidades vendidas, el accesorio que permitía sumar nuevas formas de control e interacción con la consola de videojuegos fue discontinuada por la compañía.

Nintendo parecía haber tomado la delantera en el mundo de las consolas de videojuegos con los mandos inalámbricos de la Wii, que podían funcionar como una raqueta de tenis, una espada o un arma. Sony no lo quiso permitir y presentó los propios para PlayStation, pero fue quizás Microsoft la que más apostó con Kinect, un accesorio para Xbox 360 y Xbox One capaz de leer los movimientos de los jugadores y llevarlos a la pantalla de TV.

Microsoft acaba de decretar el fin de una era al anunciar que dejará de fabricar Kinect, un periférico del que se vendieron 35 millones de unidades desde su lanzamiento en 2010. Detrás de la decisión se esconde la idea de potenciar la realidad mixta con las gafas HoloLens y las que presenten sus socios de negocios.

Microsoft continuará respaldando a los clientes que compraron el Kinect, pero no queda claro si las herramientas de desarrollo seguirán siendo apoyadas.

Kinect fue diseñado para cambiar la forma en que los jugadores se acercaban al juego, usando un sensor de profundidad y micrófonos internos para permitir que los jugadores controlaran las funciones del Xbox a través de su cuerpo o su voz, proporcionando más accesibilidad para los jugadores y animando a los usuarios de la consola a que se levantaran de su sillón y tuvieran una experiencia más interactiva.

En 2013, el Kinect 2.0 fue lanzado, destinado a ser incluido automáticamente con el Xbox One. Esto fue mal recibido por los consumidores y poco tiempo después se tomó la decisión de ya no incluir el Kinect y desde entonces se ha mantenido como un producto separado.

Este puede ser el fin del Kinect como accesorio; sin embargo la tecnología vivirá; el software creado originalmente para Kinect ahora alimenta a la asistente personal de Microsoft, Cortana, el sistema de identificación facial de Windows y el proyecto de Microsoft, HoloLens.

Con información: La Nación

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here