AT&T defiende que su fusión con Time Warner bajará el precio de la televisión

Compartir

Agencias

El grupo AT&T quiere defender ante los tribunales “lo antes posible” su fusión con Time Warner, después de que el Departamento de Justicia de EEUU haya presentado una demanda contra la operación, que según defiende el grupo de telecomunicaciones bajará los precios de la televisión.

“Queremos ir a los tribunales lo antes posible”, afirmó el abogado Dan Petrocelli, líder del equipo legal de AT&T que se encargará de defender una fusión que está en el punto de mira de la Administración de Donald Trump.

El Departamento de Justicia anunció este lunes que había presentado una demanda para bloquear la compra del grupo Time Warner por parte de AT&T, anunciada el 22 de octubre de 2016, en una operación valorada en 85.400 millones de dólares.

Según las autoridades, esta fusión puede hacer que aumenten los precios de los servicios que prestan y potencialmente bloquear a los creadores de contenidos para que los distribuyan sin pagar costes adicionales.

Desde el momento en el que se anunció la fusión, las autoridades señalaron que examinarían la operación “cuidadosamente”.

El mismo lunes mismo, el presidente estadounidense, Donald Trump, en declaraciones a los periodistas antes de viajar a Florida, afirmó que, personalmente, siempre pensó que esa operación “no es buena para el país”.

En una entrevista con el canal financiero CNBC, Petrocelli insistió en que “no hay una evidencia creíble” sobre las advertencias de las autoridades.

“Esta fusión derivará en que bajen los precios de las facturas de cable o de televisión”, agregó el letrado, quien llegó a defender a Trump en varias demandas sobre los seminarios que ofrecía una universidad que lleva su nombre.

AT&T insiste en que se trata de una “fusión vertical”, que une a dos compañías que no compiten directamente en sus áreas de negocio.

Petrocelli recordó que la última vez que las autoridades estadounidenses recurrieron ante la justicia por una fusión vertical fue durante la Administración de Richard Nixon (1969-1974).

Nada más conocerse el anuncio del Departamento de Justicia, el máximo directivo de AT&T, Randall Stephenson, se presentó en una rueda de prensa, junto a Petrocelli, para defender su posición.

“Vamos a meternos en esto para ganar”, afirmó Stephenson. “Desafía cualquier lógica y no tiene precedentes”, agregó el presidente y director ejecutivo del mayor grupo de telecomunicaciones de Estados Unidos.

AT&T reitera que ha habido tantos cambios en el sector que es difícil que una oferta se concentre en pocas manos, y ha puesto como ejemplo la irrupción de firmas como Netflix, Amazon o YouTube, filial de Google.

“Lo que estamos intentando hacer es construir una plataforma que nos permita competir con ellos”, afirmó Stephenson a comienzos de este mes.

Desde que se anunció la demanda, los analistas parecen estar dando la razón a la empresa. “Creemos que el caso legal y los precedentes legales en este tema están profundamente a favor de AT&T”, según el experto del sector Frank Louthan.

La demanda no está teniendo un especial impacto en el mercado bursátil. Al cierre de la sesión de hoy, los títulos de AT&T bajaron un 0,89 %, una cantidad baja teniendo en cuenta que en lo que va de año han las acciones de la firma han perdido un 19 %.

Y en el caso de Time Warner, sus acciones terminaron con un avance del 2,09 %, frente a un descenso acumulado durante este año del 7,26 %.

Sin dar la razón directamente al Gobierno, algunos analistas hacen notar los riesgos de que, efectivamente, cuando se complete la fusión pueden verse lesionados los derechos de los consumidores.

Y ello porque, como sostiene Craig Moffett, el 70 % de los contenidos de Time Warner se consumen en plataformas distintas a AT&T.

“Mientras AT&T se convierta en un suministrador de sus competidores directos, tiene el incentivo de subirles los precios”, afirmó Moffett.

Además, los problemas que está encontrando esta fusión pueden representar un tropiezo para otras operaciones parecidas, incluyendo los tanteos iniciales del grupo 21st Century Fox para vender parte de sus activos.

“Ciertamente, esto enfría cualquier acuerdo que pueda haber en el sector de medios de comunicación”, considera James Paulsen, de la firma Leuthold Group.

 

Fuente: EFe

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here