Compartir

JenTelMx

Las criptomonedas como Bitcoin, los bancos y firmas financieras que las comercializan deben estar mejor reguladas, dijo el jueves uno de los principales responsables políticos del BCE.

Los funcionarios de las principales economías del mundo debatirán sobre el impacto de las monedas digitales en la reunión del G20 del próximo mes en Argentina y se espera que muestren un enfoque más coordinado para su regulación.

“Cualquier negocio de moneda virtual de las entidades de crédito debe ser rigurosamente supervisado para garantizar que los riesgos que surgen de tales actividades estén contenidos”, dijo el miembro de la Junta Ejecutiva del BCE Yves Mersch en un evento en Londres.

Mersch dijo que se necesitaban protocolos adecuados para cumplir con las regulaciones contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

“Además, dados los riesgos que supone el apalancamiento, las entidades de crédito no deberían aceptar las monedas virtuales como garantía (por parte de los bancos)”, agregó.

Mersch es el último de una gran cantidad de políticos a nivel mundial en hablar en contra de las monedas digitales después de su ascenso meteórico el año pasado. Bitcoin, el activo criptográfico más conocido, aumentó más de un 1,000 por ciento en 2017.

Este año, sin embargo, la amenaza de medidas reglamentarias y prohibiciones de las empresas de tarjetas de crédito a los sitios de redes sociales ya ha provocado que caiga alrededor del 50 por ciento.

En el mismo sentido, las autoridades de mercado relevantes también deberían monitorear, analizar y regular las Ofertas de Monedas Iniciales (ICO), donde las compañías o proyectos emiten sus propias monedas digitales o ‘fichas’ como una forma de recaudar dinero del mundo real del público.

En 2016, la cantidad total de fondos recaudados a través de ICO fue de menos de 82 millones de euros. Este número aumentó dramáticamente a más de tres mil millones de euros en 2017.

Mersch agregó con cierta reticencia que había “calentado” las discusiones con su propio hijo, que estaba “considerando seriamente” una ICO para una nueva firma que estaba buscando para comenzar.

A pesar de las preocupaciones que planteó, Mersch dijo que el BCE estaba buscando su propia moneda virtual, aunque subrayó que sería más una versión digital de efectivo que una revolución de estilo bitcoin.

Los bancos centrales ya crean dinero digitalmente a través de las reservas que los bancos depositan o toman prestados, pero eso técnicamente no es lo mismo que el dinero que sale de los cajeros automáticos y se usa para pagos diarios.

Sin embargo, cualquier nueva moneda digital sería así. Al mismo tiempo, sin embargo, su uso dependería de su popularidad.

“Uno podría imaginar una representación digital de efectivo que reproduzca las características del efectivo en un futuro razonablemente lejano, si los ciudadanos lo exigieran”.

Mersch reconoció que las tasas de interés negativas, como las que existen actualmente en el BCE, formaban parte del debate sobre la moneda virtual.

Los economistas argumentan que tener estas monedas permitiría a los bancos centrales rebajar aún más las tasas, ya que las personas y las empresas no podrían retirarse y guardar el efectivo físico para evitar el impacto de las tasas bajo cero en sus ahorros.

Sin embargo, las tasas “profundamente negativas” no se convertirán en un instrumento estándar en la caja de herramientas del banco central, dijo Mersch.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here