Compartir

El avance de las nuevas tecnologías de la información y comunicación, sumado a la infraestructura montada en el país que ha permitido una gran penetración de internet en los últimos años, abre la puerta a un alto consumo de productos audiovisuales, como películas, series o documentales, potenciando la posibilidad de que el usuario escoja los contenidos que desea ver.

El reto de la televisión pagada es transformar toda su estructura para sobrevivir. La televisión pagada por cable o por conexión satelital en el país ha perdido dinamismo en los últimos años, pese a la reducción de costos de servicio.

Según datos de la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel), entre 2005 y 2015 el número de abonados al servicio de televisión pagada creció en un promedio anual del 21%, pero ese ritmo se estancó en los siguientes dos años.

En 2003 el número de suscriptores a la televisión pagada fue de 177.427; en 2015, la cifra ascendió a 1,3 millones, lo cual no ha variado hasta diciembre del año pasado.

La operadora DirecTV a diciembre de 2016 registró 458.584 suscriptores, mientras que en al mismo mes de 2017 registró una leve reducción, con 445.925 clientes.

En el caso de Claro TV, al último mes de 2016 tenía 34.706 suscriptores, mientras que en 2017 se redujeron a 28.197. La única empresa que registró más clientes entre 2016 y 2017 fue la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT) con un aumento de 366.405 abonados a 376.640.

Iván Sánchez, docente de Redes y Telecomunicaciones de la Universidad de las Américas (UDLA), mencionó que hace apenas tres años, la televisión pagada tuvo una penetración de 914.455 suscriptores, de los cuales el 3,78% utilizó una tecnología codificada terrestre; el 38,16% prefirió la conexión por cable y el 58,06 la televisión satelital, según datos de 2014 del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

“Se pudo en ese entonces notar un crecimiento de este servicio debido a que hubo un descenso de costos para que el usuario pueda adquirirlos. Sin embargo, la televisión por internet ha ido creciendo gracias a la penetración de las nuevas tecnologías en el país”.

Por su parte, Mauro Ascázubi, consultor en experiencia de usuario, estima que aunque no hay cifras en el país de cuantas personas han migrado del servicio de televisión pagada a la televisión por internet la cantidad podría ser alta, pues los precios son más asequibles, hay una mejor calidad en la reproducción, no se depende de una conexión por cable ya que se puede acceder desde los distintos dispositivos móviles.

Además, las plataformas de internet centran su modelo en la experiencia del cliente. Según sus portales web, los planes mensuales actuales de DirecTV varían desde $ 28,34 hasta $ 44,31; de Tv Cable de  $ 15,80 a $ 48,99; y los de CNT, desde $ 17,00.

Fuente: Telégrafo

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here