Chile: Subsecretario de Telecomunicaciones evalúa imponer el sistema de contraprestación a privados que liciten bandas de 5G

Compartir

Agencias

En medio de esta versión del Mobile World Congress (MWC) en Barcelona, el subsecretario de Telecomunicaciones, Rodrigo Ramírez, conversó sobre las opciones que entregará la red 5G en su despliegue en el país, a pesar de que aún no existen fechas para esto.

De acuerdo a la autoridad, uno de los aspectos que se debe asegurar es la conectividad en zonas rurales. Ramírez sostuvo que con el 5G, “ya no van a ser los mismos quienes van a incursionar como concesionarios de uso de espectro.

Lo que hemos visto en esta feria es que en este ecosistema digital entran otros actores a participar de un mundo del que antes no participaban […] sino que este ecosistema va a invitar que otros también puedan acceder”.

Entre estos nuevos integrantes del sistema se encuentran precisamente entes privados que busquen un lugar en el desarrollo de Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), y no es sólo una idea. “En Chile tenemos cuatro proyectos de IoT: Enap, en Punta Arenas; tenemos uno en Vicuña, de agricultura de precisión; tenemos otro en Santiago Centro, de iluminaria de las calles; y tenemos el otro de minería, en la Segunda Región”, comentó el subsecretario. Ante esto, Ramírez aseguró que “Chile tiene que maximizar las redes disponibles”, aventurando que “puede ser que nosotros impongamos el modelo de contraprestación en modelos privados, en la medida que accedan al recurso de este bien de uso público del espectro”.

Este modelo consiste en la obligación que se le pone a las empresas que se adjudican bandas de redes móviles para contribuir a la sociedad de cierta forma, con la instalación de infraestructura en zonas alejadas. “Hoy tenemos 9,1 millones de usuarios que acceden [a internet en el país], pero lo hacen en localidades que son comercialmente atractivas para la industria, entonces en Chile -que existen cerca de 6 mil localidades-, la industria ha decidido que sólo 1.500 localidades son rentables para el mercado, las otras 4.500, donde viven personas aisladas o en zonas lejanas, tienen que hacerlo a través de subsidio”, detalló la autoridad.

Es en este contexto en que toma importancia el modelo de contraprestación. Para el líder de la Subtel, “esta tecnología del 5G, que aún no existe ningún caso comercial en el planeta, va apalancada de otras industrias, como la de automóviles, o minera, o de la comida rápida.

Entonces el mundo del 5G, va muy apalancado no de usuarios, sino de industrias que sean solventes económicamente y que necesiten del mundo de las telecomunicaciones”. Esto se produce sobre todo por la tendencia que existe en la creación de IoT y gadgets que necesiten conectividad constantemente, por lo que la cantidad de dispositivos que requiere de esta tecnología aumenta exponencialmente, ya que en el futuro no serán sólo los teléfonos inteligentes, sino también sensores o artefactos en el hogar.

Actualmente, las autoridades se encuentran realizando pruebas sobre estas bandas: “Estamos utilizando bandas muy pequeñas y tenemos las primeras pruebas de 5G en la banda 2,6 GHz, 2,7 GHz y 2,8 GHz”, explicó Ramírez, recordando que recientemente se hizo una prueba con Entel sobre la banda 3,5GHz, precisamente la misma que está utilizando Telefónica en España para su regulación.

Esto último fue detallado por Enrique Blanco, CGTIO de Telefónica, durante una conferencia realizada en el MWC, a la que asistió el subsecretario. En la instancia, el ejecutivo también sostuvo que estas redes serán utilizadas por muchos más dispositivos de los que son parte de la red 4G en la actualidad.

“Si uno piensa que el 5G se traducirá en que todos ustedes tendrán un dispositivo más avanzando, eso no es todo el 5G. El 5G va a hacer que haya 5 millones de sensores en sus calzados, en su ropa, en su piel funcionado simultáneamente”, dijo Blanco.

Fuente: Emol

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here