Caen acciones de Facebook por escándalo de noticias falsas

Compartir

Agencias

Facebook (FB) es el centro de todas las miradas en Wall Street y no precisamente para bien. Los inversores han decidido castigar a la compañía después de conocerse la filtración de datos provocada por una empresa británica que trabajó para la campaña de 2016 del presidente estadounidense Donald Trump, y que manipuló la información de más de 50 millones de usuarios de la red social en Estados Unidos.

Las acciones de la compañía se desploman más de un 7% y van camino de sufrir su peor día en casi cinco años, después de que tanto el Gobierno de Estados Unidos como los de la Unión Europea hayan pedido explicaciones a la empresa por lo sucedido.

La consultora Cambridge Analytica obtuvo en 2014 la información de más de 50 millones de usuarios de Facebook en Estados Unidos, y la usó para construir un programa informático destinado a predecir las decisiones de los votantes e influir en ellas, según revelaron este sábado los diarios The London Observer y The New York Times.

“Estamos dirigiendo una revisión integral, interna y externa, para determinar si son ciertas las informaciones de que los datos en cuestión (robados) de Facebook aún existen”, dijo en un comunicado Paul Grewal, vicepresidente y miembro del equipo legal de Facebook.

Esta es una de las mayores filtraciones de datos en la historia de Facebook, y llevó este fin de semana a legisladores británicos y estadounidenses a pedir explicaciones a la compañía, y a la apertura de una investigación por parte de la fiscal general del estado de Massachusetts (noreste de EE.UU.), Maura Healey.

Facebook suspendió este viernes en la plataforma a la consultora y a su matriz, Strategic Communication Laboratories (SCL), e informó de la filtración de datos, que descubrió por primera vez en 2015.

Un profesor ruso-estadounidense de la Universidad de Cambridge llamado Aleksandr Kogan accedió a los perfiles de millones de usuarios que descargaron una aplicación para Facebook, llamada “thisisyourdigitallife” y que ofrecía un servicio de predicción de la personalidad con fines académicos, explicó la firma.

Unos 270.000 usuarios dieron su consentimiento para que la aplicación accediera a su información personal y a la de sus contactos, por lo que el acceso, que estaba permitido por las políticas de la firma, se amplió una red de 50 millones de usuarios, según el Times.

Después el profesor proporcionó esa información a terceros, entre ellos a Cambridge Analytica, con lo que infringió las normas de la red social, según explicó en un comunicado Paul Grewal, vicepresidente y miembro del equipo legal de Facebook.

Facebook eliminó en 2015 la aplicación y exigió a los implicados que destruyeran los datos recabados, pero al parecer no lo hicieron completamente, indicó Grewal, de acuerdo a informes que la firma recibió hace unos días y está trabajando “agresivamente” en corroborar.

Con información de EFe y YF

Compartir