Compartir

Por: Nicolás Lucas

El Economista

El IFT argumentó que mantener herméticas las tarifas económicas de Altán Redes desalentará al resto de los competidores en una potencial intención de coordinarse en temas de precios con el fin de afectar el arranque y operación de la Red Compartida.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) permitió que la empresa Altán Redes, operador de la Red Compartida, mantenga en secreto las tarifas económicas que integran su oferta de referencia con la que terceros ya pueden contratarle capacidad de servicios móviles mayoristas, para después revenderlos a través de productos específicos de telefonía, Internet y otros al consumidor final.

El IFT argumentó que mantener herméticas las tarifas económicas para la Red Compartida desalentará al resto de los competidores en una potencial intención de coordinarse en temas de precios con el fin de afectar el arranque y operación de esa red mayorista, que de momento es única en México y con muy pocos símiles en todo el mundo.

La única limitante que el IFT impuso a Altán Redes tiene que ver con que sus tarifas tendrán que ser aplicadas por la Red Compartida de forma no discriminatoria a todos sus clientes.

La determinación del regulador se basa en el concepto de “libertad tarifaria” y se finca al amparo del Artículo 178 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Redifusión (LFTR), que permite a una empresa reservar información considerada como confidencial. La LFTR, en sus artículos 140 al 144 y relacionados directamente con la Red Compartida, tampoco obliga al operador Altán a Redes a hacer públicas las tarifas económicas, como sí lo hace el Artículo 177 de la misma ley para el agente económico preponderante en telecomunicaciones.

De esta manera, las ofertas económicas de Altán Redes sólo podrán ser conocidas por aquellas empresas que tengan un interés serio en contratar capacidad a la Red Compartida, indicó el regulador en la resolución mediante la cual aprobó los términos y condiciones de la oferta final de referencia para la Red Compartida. Entonces, los interesados deberán acercarse al órgano regulador y preguntar por los montos económicos.

El pasado 21 de febrero, el IFT aprobó con cuatro votos a favor y otros tres diferenciados la oferta de referencia de Altán Redes para la Red Compartida, un proyecto de servicios móviles mayoristas que tiene en el espectro de los 700 MHz a su insumo esencial.

Esta aprobación del Instituto vino luego de una segunda propuesta de ofertas de referencia entregada por Altán Redes, ante el ordenamiento del IFT para que Altán modificara, adicionara, respaldara, anulara o reescribiera 45 criterios de su primera oferta de referencia. La empresa aceptó entonces modificar 42 términos y condiciones y para el resto sustentó sus argumentos con nueva documentación, según el expediente P/IFT/210218/119.

La oferta de referencia contiene los términos, condiciones, normas técnicas, especificaciones, niveles de calidad y tarifas económicas aplicables para las compañías interesadas en hacer negocio con la Red Compartida. Todos los criterios fueron hechos públicos por Altán Redes en su página de Internet, salvo los precios.

Secrecía en tarifas afecta competitividad

Especialistas consideraron que la acción, respaldada por el IFT, de no hacer públicas las tarifas económicas puede ayudar a la Red Compartida en su arranque operacional, pero al mismo tiempo el regulador debe evitar que esta maniobra genere efectos anticompetitivos y por tanto, inconformidades de otros agentes del mercado de telecomunicaciones o de radiodifusión, además de que vuelve más caro y engorroso el proceso de conocer los montos cuando hay empresas que las hacen públicas en Internet.

“Esta acción incrementa los costos de verificación de las empresas que van a estar colgadas de la red de Altán, porque si ellos las hicieran públicas, basta con que los otros las verifiquen en Internet. Pero así se incrementan los costos de revisión”, dice Víctor Pavón-Villamayor, presidente ejecutivo de Oxford Competition Economics.

“Eventualmente, los operadores grandes que quieran contratar con uno y con otro mayorista tienen los recursos para ir con el regulador y verificar los precios. Pero pudiese haber operadores de menor escala con planes de negocios más pequeños o particulares interesados en esta red mayorista y el regulador les estaría poniendo una barrera al forzarlos a seguir todo un procedimiento de tipo regulatorio que sólo encarece su costo de hacer negocio, una acción de tinte anticompetitivo” añade.

Pavón-Villamayor coincide con Jorge Fernando Negrete, director en Mediatelecom Policy & Law, al respecto de que el resto de los competidores, más que coordinarse en contra de Altán Redes, responderán lento a la competencia del mercado por desconocer los precios de la Red Compartida y para evaluar qué tan conveniente es bajar sus propios precios y cuánto para mantenerse competitivos en el mercado.

“El hecho de que aun siendo el preponderante del sector, América Móvil tenga la obligación de hacer públicas sus tarifas para que los operadores móviles virtuales, por ejemplo, se suban a su red y Altán no tenga esa obligación de hacerlas públicas, evita la sana competencia y la replicabilidad tarifaria; evita que los operadores puedan ejercer el libre mercado con una competencia tarifaria en mejores condiciones y pone al IFT con una práctica muy intrusiva, que muy seguramente no le va a gustar a más de un operador”, expone Negrete Pacheco, de Mediatelecom.

El mercado hallará la manera para conocer las tarifas de Altán Redes y el IFT estaría “comprando un problema” por volver herméticas las tarifas de la Red Compartida, afirma Salomón Padilla, analista en el bufete especializado en telecomunicaciones SAC Abogados:

“En un momento esto será inútil, porque en todos los mercados los operadores están viendo qué hacen los competidores, para saber si te pones abajo o arriba en precios. Es una práctica leal, de mercado y con sentido de empresa, además de que existe un registro público de tarifas que parece que el regulador está olvidando. Falta que haya un operador que vea en esta acción una ventaja del IFT a favor de Altán Redes y vaya inconformarse”.

Fuente: El Economista

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here