Compartir

El 55% de los hogares en Estados Unidos están suscritos a al menos un servicio de video por streaming, cifra que se incrementó 450% entre 2009 y 2018, mientras que la TV paga perdió el 12% de su base de abonados en el mismo periodo, según reveló Deloitte en su última edición del Digital Media Trends Survey.

En promedio, los estadounidenses miran 38 horas de contenido en video por semana, donde el 39% es por streaming. Estados Unidos tiene más de 200 ofertas diferentes de servicios de SVOD, y el usuario promedio paga por tres de ellos en simultáneo, resultando en un gasto de 2100 millones de dólares al mes en servicios de SVOD.

El contenido original de alta calidad parece ser el impulsor principal del incremento en el streaming, con el 48% de los consumidores del país viendo contenido por streaming casi todos los días, mostrando un incremento del 11% anual.

Al mismo tiempo, los accesos a TV paga bajaron por primera vez en los últimos años; el 63% de los hogares aún conserva su suscripción, cifra que bajó del 75% de años atrás. El declive de la TV paga es especialmente pronunciado en el público de 14  a 51 años, incluyendo las denominadas generaciones Z, Millennials y X.

El 46% de los suscriptores a TV paga dijeron estar ‘insatisfechos con su servicio’ y el 70% de los consumidores sienten que ‘sacan muy poco valor del dinero que pagan’. Entre los participantes que respondieron que afirmaron haberse desconectado de la TV paga, el 27% reportó que lo habían hecho en el último año.

El 22% de los millennials dijo que nunca se habían suscripto a un servicio de TV paga, y el 22% de todos los consumidores sin TV paga dijeron que no miraban suficiente televisión para justificar el gasto. Otro 19% dijeron que simplemente no podían afrontar el gasto. El 56% de los actuales suscriptores de TV paga afirmaron que mantienen el servicio porque está empaquetado junto con el acceso a Internet en el hogar.

Fuente: Prensario

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here