Compartir

JenTelMx

La emblemática red móvil nacional mayorista de México se lanzó esta semana, pero sin la presencia de un solo proveedor de servicios inalámbricos, reanudando el debate sobre la mejor manera de impulsar la competencia en el sector de telecomunicaciones dominado por el multimillonario Carlos Slim.

El miércoles, el presidente Enrique Peña Nieto y otros funcionarios se reunieron para el lanzamiento oficial de la llamada Red Compartida, un proyecto solo mayorista escrito en la reforma de telecomunicaciones de la nación para 2013-2014.

El gobierno dice que la red reducirá los costos de desarrollar infraestructura para los operadores, particularmente en áreas rurales con cobertura deficiente, y facilitará la entrada de nuevos jugadores en el mercado.

“Es un modelo en el que todos ganan”, dijo Pena Nieto.

Pero las tres principales operadoras de México aún no se han suscrito, lo que genera dudas sobre su capacidad para aumentar la inversión.

Operado por Altan Redes recién creado, la red actualmente llega al 32 por ciento de la población mexicana con 4g, y su objetivo es cubrir más del 92 por ciento con el tiempo.

Los expertos de la industria pensaban que Telefónica, que ha luchado durante mucho tiempo para ganar fuerza en México, podría beneficiarse de la red. Pero el operador no ha llegado a un acuerdo para usarlo, según una fuente con conocimiento del asunto.

AT&T, que gastó miles de millones para ingresar a México luego de la reforma, sugirió que podría firmar en el futuro.

“Si la Red Compartida tiene cobertura en un área en la que no lo hacemos, ciertamente consideraríamos usarla”, dijo una portavoz de AT&T en un comunicado.

Slim América Móvil, que tiene la red más grande de México por el momento, no tiene planes de usarlo, dice el presidente ejecutivo Daniel Hajj.

“No creo que me den algo que no tengo”, dijo Hajj en una llamada de ganancias el mes pasado.

Los funcionarios de Altan, que cuenta con un fondo administrado por la infraestructura de Morgan Stanley y el fondo China-México creado por los dos países en 2014, como sus principales accionistas, no dieron detalles sobre los clientes de la red.

América Móvil tiene aproximadamente dos tercios de las suscripciones de telefonía móvil en México.

A la luz de esto, México tuvo que probar “algo poco ortodoxo” como la Red Compartida para estimular la competencia, dijo Roger Entner, un analista de telecomunicaciones en Massachusetts.

Pero la red inicialmente creará negocios para América Móvil, y los transportistas tienen pocos incentivos para usarla en áreas donde ya tienen cobertura, dijo Scott Wallsten, presidente del Instituto de Política Tecnológica, un grupo de expertos con sede en los EE. UU.

La red tiene un acuerdo de roaming con América Móvil y utilizará algunas de las torres de la compañía, dijo Altan.

Wallsten y otros críticos de la red argumentan que México habría sido mejor servido al subastar el espectro que utiliza.

Altan debe obtener ganancias para seguir invirtiendo en su red, dijo Jorge Negrete, CEO del think tank Mediatelecom.

Eso podría ser difícil sin los principales actores a bordo, aunque la red podría atraer a más operadores de redes virtuales móviles, cuya presencia ha sido limitada en México.

Aunque la red apunta a llegar a las áreas rurales, los expertos dicen que el lanzamiento inicial está sesgado hacia las grandes ciudades, con cobertura en Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey.

Altan dijo que la red cubrirá inicialmente a 5,6 millones de residentes en poblaciones desatendidas, superando su obligación de 4.7 millones de residentes en lugares con menos de 10,000 habitantes.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here