La molécula que creó a Radioactivo volverá a la CDMX por el 105.3 FM

Compartir

Por Nicolás Lucas
El Economista

El talento que dio origen al mítico Radioactivo 98.5 volverá a la radio en dos meses a través del 105.3 FM, aquella señal que surgió con el plan del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) de abrir dos espacios en la banda de frecuencia modulada para estaciones de AM; para Radio Educación y para la XEINFO-AM 1560, que ahora se identificará con un nuevo concepto de radio musical, hablada y en vivo bajo las siglas de XHINFO-FM 105.3.

La nueva estación ya cuenta con slogan y nombre comercial para entrar al aire, pero todavía se encuentran bajo reserva. Lo que es verdad también, que Acustik, un nuevo grupo radiodifusor que ha comenzado a configurar su propia cadena de radio desde el sureste y occidente hacia el centro y norte del país, buscó a los jefes de la 105.3 para transmitir desde allí un programa matutino con el periodista Víctor Trujillo y su personaje Brozo, información adelantada por una fuente y luego confirmada a este medio por la misma empresa.

De esta manera, la XHINFO-FM se estaría convirtiendo en la puerta de entrada para los grupos radiofónicos del interior de la República con interés en escucharse en la plaza más importante del país, que hace posible que México sea a la fecha, según PWC, el doceavo mercado de radio más importante del mundo. También, el empresario Eduardo Henkel, dueño de la 105.3 y uno de los tres capitanes del Grupo Bavaria, pasa de anunciante con sus agencias automotrices a ser uno de los radiodifusores más sexys de la industria al tener por un año un combo de AM-FM en la Ciudad de México.

“Sí vamos a regresar al aire y algunas de las gentes con las que trabajamos en los 90s en Radioactivo se incorporarán, pero también habrá gente nueva, nuevos equipos y nuevos programas para este nuevo concepto, que queremos sea completamente diferente. El reto que tenemos hoy en frente es crear un nuevo concepto de comunicación con todas las dificultades que tiene la radio con los nuevos medios, además de que nos parece que hoy está bastante desértico el cuadrante en términos de creatividad y profesión. Estamos con la idea de volver a atraer al público joven a la radio, pero también a los de 18 años en adelante”, platicó a El Economista el comunicador Jose Álvarez, uno de los padres de Radioactivo que ahora dirige al equipo que gesta a la estación del 105.3 FM de Eduardo Henkel.

“Saldremos al aire en dos meses; máximo en tres. Y también estaremos transmitiendo en la Riviera Maya y en nuestros canales digitales. Sí, hemos tenido conversaciones con mucha gente; no estamos negados a nadie. Se nos han acercado y estamos en esa y otra definición. Nosotros respetamos mucho a Brozo; nos parece uno de los mejores conductores de este país; es una posibilidad de hacer algo con ellos -Acustik-. Estamos atendiendo esa opción, como algunas otras de grupos ya establecidos -en la CDMX- y de otros que no están en radio pero que nos están buscando. Nuestra intención es que vamos a ir a tratar de matar la rocola radiofónica con un concepto diferente”, añadió Jose Álvarez, que en 2003 dejó a Radioactivo en uno de sus momentos de mayor gloria en rating, audiencia y libertad de expresión por diferencias con la directiva de entonces en esa emisora.

La 105.3 FM saldrá al aire apenas días antes de que venza el plazo establecido en el título de concesión de la frecuencia que impone a su dueño a lanzar señal a más tardar 180 días hábiles después de la entrega de ese documento, aproximadamente diez meses si también se consideran los periodos vacacionales.

El empresario Eduardo Henkel, que consiguió su ingreso a la radio capitalina cuando el periodista Jose Gutiérrez Vivó le saldó una deuda contraída con la entonces Radio Monitor con el traspaso de la emisora de los 1560 de AM y que posteriormente Henkel migró a la FM por vía de la 105.3, también tiene la obligación de mantener la titularidad de la concesión por al menos tres años, de acuerdo con el Articulo 110 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR), pero nada lo sujeta a no formalizar alianzas comerciales o rentar el tiempo aire a terceros.

Así es como Eduardo Henkel podría buscar acuerdos comerciales con otros grupos para llevar su señal capitalina hacia otros mercados de la República, inclusive pensar en la configuración de una cadena nacional con un noticiero encabezado por Brozo.

“Van un poco retrasados con el Mundial y las elecciones encima para ir por la apuesta de los jóvenes. Y en cambio, la competencia ya está muy posicionada. Los jóvenes están en el streaming y eventualmente se fijan en algunas estaciones y figura radiofónicas, pero no como antes… Y Brozo, como youtuber, no le va mal, pero es arriesgarse nuevamente”, dice Claudia Benassini, investigadora en medios y contenidos de la Universidad La Salle. “No es que lo vea imposible, porque además el problema está en dónde se sintoniza la radio. Los dispositivos móviles antes permitían la conexión a AM/FM y ahora permiten descargar aplicaciones pero para escucharlas el usuario necesita usar sus datos, no es gratuito”.

Henkel, empresario automotriz y refresquero que se adelantó a históricos radiodifusores como Carlos Quiñonez de Radio 13, Radio 6-20 de la cadena RASA, Radio Chapultepec de Grupo Radio Digital, Radio Rama, Grupo ACIR y a Radio Capital -quien más ha torpedeado esta decisión del IFT- quedándose con la 105.3, podría vender la estación en el mediano plazo y entonces habrá salido airoso de recibir una moribunda señal de AM en pago por unas cuentas incobrables, al desprenderse de ella convertida en una frecuencia de FM con alcance para cubrir un radio de hasta 24 kilómetros de la Ciudad de México, aunque con una potencia de 3,000 watts.

Pero mientras tanto, el regreso del talento que ideo una fórmula que marcó época en la radio capitalina y forjó identidad en la generación que hoy hace productivo al país, es interesante, plantea Gabriel Sosa Plata, experto en temas de radiodifusión en México:

“Es una buena noticia saber que Jose Álvarez regresa a la radio. Hay una experiencia en producción e innovación radiofónica que podría rendir frutos en la era de los móviles, la digitalización, las aplicaciones, las redes socio-digitales e Internet. Llevar a los jóvenes de este mundo convergente al mundo de la radiodifusión puede lograrse cuando se ofrezca algo distinto y suficientemente atractivo, que no esté disponible en Spotify o Facebook. No será una tarea sencilla; parte importante del éxito también estará en el apoyo de los patrocinadores o anunciantes. Sin ellos su concepto podría ser endeble”.

Fuente: El Economista

Compartir