Empresas y consumidores en China, desconcertados antes de prohibición de VPN

Compartir

Agencias

Las empresas y los consumidores en China se están preparando antes de la prohibición desde el 31 de marzo de las redes privadas virtuales (VPN por su sigla en inglés) que no estén aprobadas por el Estado, mientras señalan que los reguladores no han aclarado cómo se implementará la veda.

Las VPN, que pueden pasar por alto el Gran Firewall de China -el esfuerzo más amplio del mundo para tratar de controlar el ciberespacio-, permiten a las empresas e individuos acceder a información almacenada fuera del país y obtener acceso a sitios web bloqueados en el gigante asiático, incluidos sitios de noticias, redes sociales y motores de búsqueda.

Las nuevas regulaciones introducidas el año pasado prohíben a las compañías y consumidores usar a partir del domingo VPN que no estén aprobadas por el gobierno, pero aún no está claro cuán estrictamente se implementará esta normativa. Las empresas dicen que no han recibido instrucciones de las autoridades y que la falta de transparencia sobre las reglas les preocupa.

“No esperamos un impacto repentino, pero al mismo tiempo no hay claridad”, dijo un ejecutivo de una firma de tecnología de Estados Unidos con sede en Pekín que se negó a ser identificado debido a la sensibilidad del tema.

“Tenemos productos que han sido eliminados o revisados en el pasado en virtud de leyes similares (…) confiamos bastante en que habrá una discusión antes de que haya movimientos precipitados”, agregó el ejecutivo.

La Administración del Ciberespacio de China y el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información, que en conjunto redactaron las nuevas reglas, no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

El gobernante Partido Comunista chino ha reforzado los controles sobre la sociedad desde que el presidente Xi Jinping asumió el poder. Las autoridades dicen que el país tiene el derecho soberano de gobernar internet como considere oportuno, y que se necesitan regulaciones cibernéticas y de seguridad nacional para enfrentar la piratería y el terrorismo.

Diplomáticos de otras naciones dicen que los funcionarios de Pekín han rechazado los esfuerzos para discutir las reglas cibernéticas, y advierten que las restricciones podrían dañar la imagen de China, socavar su competitividad y minar la cooperación internacional.

Fuente: Reuters

Compartir