IFT da la razón a telefonistas en medio de la separación funcional de Telmex

Compartir

Por Nicolás Lucas
El Economista

La desaparición del cobro de la larga distancia nacional, efectiva desde el primero enero del año 2015, trajo una disminución de 10.45% en los ingresos totales de Teléfonos de México, reveló el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) en un análisis de los resultados de dos políticas regulatorias: aquellas que tienen que ver con nuevas tarifa de interconexión y el fin a la larga distancia.

A esta última medida, establecida para toda la industria en la reforma constitucional del 2013, pudieron responder de mejor manera empresas como Megacable y las filiales del Grupo Televisa en el segmento fijo con la conformación de nuevos paquetes de servicio, por ejemplo, productos con minutos ilimitados de voz más Internet y/o video, reconoció el regulador, mientras que Telmex enfrentó escollos para revertir las pérdidas en tanto que un impedimento en su título de concesión le imposibilita acceder a la convergencia de servicios con la que hubiera compensado ese faltante de ingresos.

De esta manera, el regulador confirmó con este análisis, cuyo periodo de referencia abarcó de enero de 2013 a diciembre de 2016, los estimados del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) contra la separación funcional ordenada recientemente a Telmex, de que las pérdidas para la empresa sólo por la eliminación de la larga distancia nacional ya equivalían a entre 13 y 14% de los ingresos totales y de 8,396 millones de pesos sólo en 2015, más otros 2,590 millones de pesos en faltantes por concepto de las nuevas tarifas de interconexión de voz entre 2014 y 2016.

“A pesar de la reducción de las tarifas por uso del servicio de voz, las empresas pudieron revertir la baja de sus ingresos gracias a la oferta de servicios empaquetados y a la inclusión de servicios de valor agregado como minutos de larga distancia internacional (LDI) en los paquetes (…) Al considerar la participación de mercado antes y después de las regulaciones analizadas, se observa que algunos concesionarios crecieron en participación más que otros. Por ejemplo, Grupo Televisa y Megacable son los operadores que han obtenido una mayor participación de mercado de telefonía fija después de que se eliminara la larga distancia nacional”, escribió el regulador en un análisis disponible en su página de Internet.

De acuerdo con el IFT, la eliminación de la larga distancia nacional potenció en tres veces el crecimiento acumulado de Megacable. Por el contrario, hubo otras compañías que desaprovecharon la oportunidad de crecimiento con base en esta medida regulatoria, por ejemplo GTM, que redujo en 2.81 puntos su participación de mercado.

La eliminación de la LD propició que Telmex y Telnor pasaran de una participación de mercado de 71.24% en el segundo trimestre del 2013, a una de 63.17% en el cuarto trimestre del 2016, una disminución equivalente al mercado ganado por el resto de los operadores y en beneficio del consumidor final y la competencia en el sector.

Otro de los beneficios que trajo la eliminación de la larga distancia nacional al mercado se evidenció a partir del segundo trimestre del 2016, periodo desde el cual el resto de la industria consiguió por primera vez más ingresos que Telmex. Entonces la industria captó cerca de 28,000 millones de pesos, contra cerca de 26,000 millones de logró Telmex.

Los resultados de las medidas analizadas por el IFT, tanto su alcance en el mercado fijo como en el móvil, significaron un impacto total en dinero de 44,574 millones de pesos como la cifra que el consumidor ahorró, tanto como el equivalente al 9.76% de todo lo que genera la industria de telecomunicaciones en México durante un año.

Pero el IFT se mantiene en que el fin a la larga distancia desató más vulneraciones para Telmex que las tarifas de interconexión. “La emisión de la política asimétrica de tarifas de interconexión (INX) tuvo un bajo impacto en el corto plazo sobre sus ingresos totales, debido a que no disminuyeron después de su implementación en 2014, sino que se observa que el movimiento en los ingresos totales de Telmex se da después de la eliminación del cobro de la LDN a inicios de 2015”.

En 2015, ya con la eliminación de la larga distancia, Telmex invirtió en su negocio 25,208 millones de pesos, mientras que la industria realizó inversiones por 21,696 millones de pesos. En 2016, el resto de los operadores dirigió inversiones al sector fijo por 28,251 millones de pesos y Telmex, 22,899 millones de pesos.

Telefonistas ya advertían pérdidas por LD e interconexión

El IFT resolvió el 27 de febrero que tanto Teléfonos de México como Teléfonos del Noroeste deben escindir sus negocios de provisión de servicios mayoristas relacionados con la red local, los enlaces locales y otros elementos de infraestructura pasiva en nuevas empresas que atiendan en exclusiva a Telmex/Telnor y al resto de la industria. El plan se ha denominado como separación funcional.

Pero el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana, contrario a la separación funcional en Telmex/Telnor, exhortó al regulador a realizar un análisis minucioso, ante el hecho de que Teléfonos de México ya venía presentando pérdidas por el no cobro de la larga distancia y por la imposibilidad de incursionar en nuevos negocios. También presentó dos amparos contra esta determinación.

Las empresas mayoristas que administrarán, mantendrán y operarán la infraestructura pasiva de Telmex y Telnor, dijo el STRM al IFT en octubre del 2017, heredarán una baja de ingresos y pérdidas financieras de sus matrices, de inicio en aquellos negocios relacionados con los enlaces de redes corporativas.

De acuerdo con el informe presentado por los telefonistas en una de las dos reuniones que los mantuvieron con el IFT, las pérdidas y costos se incrementarán por la división de las empresas, por los costos de crear dos nuevas marcas comerciales; por el traspaso de pasivos y activos laborales de las hoy matrices a las futuras subsidiarias y a que en tanto las nuevas compañías no cuenten con un consejo directivo en sus primeros seis meses de vida, trabajarán su día a día con un esquema igual o similar al de Telmex/Telnor, lo que se traducirá en ineficiencias de operación.

El STRM contó también al IFT que en el primer año de la eliminación de la larga distancia nacional, Telmex dejó de percibir 8,396 millones de pesos, más 2,590 millones de pesos por interconexión de voz. En dos años, añadieron los telefonistas, Telmex dejó de ingresar 10,987 millones de pesos por ambos conceptos.

Los telefonistas plantearon al regulador el tema de la convergencia para Telmex/Telnor como una posibilidad de la cual ambas telefónicas pudieran echar mano para ingresar al negocio del video o la televisión y con ello compensar pérdidas o disminución de ingresos en otros rubros, así como para equilibrar oportunidades de mercado tras la separación funcional de la compañía.

Fuente: El Economista

Compartir