Compartir

Agencias

Un grupo bipartidista de legisladores en la Cámara de Representantes de Estados Unidos envió el viernes una carta al director del FBI Christopher Wray cuestionando la decisión de la agencia de la ley de llevar a Apple a los tribunales para obligar a la compañía a ayudar a desbloquear el iPhone de un tirador masivo.El mes pasado, un informe del organismo de control interno del Departamento de Justicia descubrió que el FBI no agotó todas sus opciones para desbloquear el iPhone del tirador de San Bernardino Syed Farook antes de intentar forzar a Apple a que lo ayudara. El FBI no consultó a sus propios expertos internos o proveedores externos antes de acudir a los tribunales, y la escasa coordinación provocó que el FBI retirara sus esfuerzos legales cuando un proveedor externo finalmente accedió al dispositivo.

Un grupo de 10 representantes divididos en partes iguales entre republicanos y demócratas dijo que el informe expresó su preocupación de que los funcionarios del FBI no agotaran las opciones técnicas de la agencia “precisamente porque querían que la demanda contra Apple siguiera adelante”.

El informe “socava las declaraciones que hizo el FBI durante el litigio de San Bernardino y de manera consistente desde entonces, de que solo el fabricante del dispositivo podría proporcionar una solución”, escribieron los legisladores.

Los legisladores también dijeron que los recientes informes de los medios de que los vendedores de seguridad cibernética como Cellebrite y GrayShift son capaces de desbloquear iPhones rutinariamente “aumentan aún más las preocupaciones de que el FBI no haya sido informado sobre el alcance del problema ‘Going Dark'”.

“Going Dark” hace referencia a la incapacidad de los agentes de la ley para leer datos en dispositivos y servicios cifrados como los iPhones de Apple o servicios de mensajería como Signal. El FBI dice que tiene unos 7,800 dispositivos inaccesibles debido a la encriptación, y Wray ha llamado al cifrado irrompible un “problema urgente de seguridad pública”.

Las compañías de tecnología y muchos expertos en seguridad digital han dicho que los intentos del FBI de exigir que los dispositivos les permitan a los investigadores acceder al teléfono móvil de un sospechoso criminal dañarían la seguridad de internet y potenciarían a los hackers malintencionados. Mientras tanto, los legisladores estadounidenses han expresado poco interés en aplicar una legislación que obligue a las empresas a crear productos cuyos contenidos sean accesibles para las autoridades que obtengan una orden judicial.

En su carta a Wray, los legisladores preguntaron si el FBI ha consultado a proveedores externos para descifrar iPhones y, de no ser así, explicarán por qué esos métodos no funcionarán para la agencia. Los legisladores también quieren saber cuántos de los teléfonos bloqueados del FBI también podrían tener datos que podrían obtenerse de un servicio de Internet basado en la nube, que normalmente es fácil de obtener para los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley con un pedido legal válido.

Fuente: Reuters

Compartir