Compartir

JenTelMx

La Comisión Europea ha expuesto hoy una serie de medidas encaminadas a poner la inteligencia artificial (IA) al servicio de los ciudadanos europeos e impulsar la competitividad de Europa en este campo.

La Comisión propone un triple enfoque que refuerce la inversión pública y privada en IA, anticipe los cambios socioeconómicos y garantice un marco ético y jurídico adecuado. Esta iniciativa da respuesta a la solicitud de los líderes europeos de un enfoque europeo en materia de IA.

El vicepresidente responsable del Mercado Único Digital, Andrus Ansip, ha declarado: «Al igual que hicieron la máquina de vapor y la electricidad en el pasado, la IA está transformando el mundo. Plantea nuevos retos que Europa debe afrontar unida a fin de que la IA pueda tener éxito y beneficiar a todos. Debemos invertir al menos 20 000 millones EUR de aquí a finales de 2020. La Comisión está cumpliendo su parte: hoy, damos un impulso a los investigadores para que puedan desarrollar la próxima generación de tecnologías y aplicaciones de la IA, así como a las empresas, para que puedan adoptarlas e integrarlas».

Europa cuenta en el ámbito de la IA con investigadores, laboratorios y empresas emergentes de primera categoría. Asimismo, la UE es una potencia en robótica y cuenta con unos sectores del transporte, la sanidad y la fabricación que deben adoptar la IA para seguir siendo competitivos. Sin embargo, la feroz competencia internacional exige una actuación coordinada para que la UE se sitúe en la vanguardia del desarrollo de la IA.
Reforzar la ayuda financiera y fomentar la adopción de la IA por los sectores público y privado.

La UE (sectores público y privado) debe incrementar las inversiones en investigación e innovación sobre IA en al menos 20 000 millones EUR de aquí a finales de 2020. Para apoyar estos esfuerzos, la Comisión va a aumentar su inversión hasta 1 500 millones EUR para el período 2018-2020 en el marco del programa de investigación e innovación Horizonte 2020.

Se espera que esta inversión genere fondos adicionales de 2 500 millones EUR procedentes de las asociaciones público-privadas existentes, por ejemplo, sobre macrodatos y robótica. Se respaldará el desarrollo de la IA en sectores clave, desde el transporte a la sanidad, se conectarán y reforzarán los centros de investigación sobre IA en toda Europa y se fomentarán los ensayos y la experimentación. La Comisión apoyará también el desarrollo de una «plataforma de IA a la carta» que brindará a todos los usuarios un acceso a los recursos de IA pertinentes en la UE.

Además, se movilizará el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas a fin de facilitar a empresas establecidas y de nueva creación un apoyo adicional para invertir en IA. Con el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas, el objetivo es movilizar más de 500 millones EUR de inversiones totales de aquí a 2020 en una serie de sectores clave.

La Comisión seguirá trabajando asimismo en la creación de un entorno que estimule la inversión. Dado que los datos constituyen la materia prima de la mayoría de las tecnologías de IA, la Comisión propone también legislación dirigida a hacer disponibles más datos para su reutilización y medidas para facilitar la puesta en común de datos. Esto incluye los datos de los servicios de utilidad pública y de medio ambiente, así como los datos de la investigación y la sanidad.

Prepararse para los cambios socioeconómicos originados por la IA

Con la llegada de la inteligencia artificial se crearán numerosos puestos de trabajo, pero otros desaparecerán y la mayoría sufrirá transformaciones. Por este motivo, la Comisión insta a los Estados miembros a modernizar sus sistemas de educación y formación y facilitar las transiciones en el mercado laboral apoyándose en el pilar europeo de derechos sociales. La Comisión apoyará las asociaciones entre empresas y centros de enseñanza para atraer y mantener en Europa más talento en IA, creará programas de formación especializada con el apoyo financiero del Fondo Social Europeo, y sostendrá la capacitación digital, las competencias en los ámbitos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM), el espíritu empresarial y la creatividad. Las propuestas del próximo marco financiero plurianual de la UE (2021-2027) incluirán un mayor apoyo a la formación en competencias digitales avanzadas, incluidos conocimientos específicos de IA.

Garantizar un marco ético y jurídico adecuado

Como ocurre con cualquier tecnología transformadora, la inteligencia artificial puede suscitar nuevos problemas de carácter ético y jurídico, relativos a la responsabilidad o la toma de decisiones potencialmente sesgadas. Las nuevas tecnologías no deben imponer nuevos valores. La Comisión presentará unas directrices éticas sobre el desarrollo de la IA para finales de 2018, sobre la base de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, teniendo en cuenta principios tales como la protección de datos y la transparencia, y apoyándose en los trabajos del Grupo Europeo de Ética de la Ciencia y de las Nuevas Tecnologías. A fin de contribuir a elaborar esas directrices, la Comisión reunirá a todas las partes interesadas pertinentes en una Alianza europea de la IA. A mediados de 2019, la Comisión publicará también orientaciones acerca de la interpretación de la Directiva sobre responsabilidad por productos defectuosos a la luz de los avances tecnológicos, a fin de garantizar la claridad jurídica para los consumidores y los productores en relación con estos productos.

A partir de hoy, y tras la Declaración de cooperación firmada por veinticuatro Estados miembros y Noruega el 10 de abril de 2018, la Comisión empezará a colaborar con los Estados miembros para disponer de un plan coordinado sobre IA para finales de año. El principal objetivo será maximizar el impacto de la inversión a nivel nacional y de la UE, fomentar la cooperación en toda la UE, intercambiar las mejores prácticas y definir el camino que conviene seguir para garantizar la competitividad global de la UE en este sector. La Comisión también seguirá invirtiendo en iniciativas esenciales para la IA, incluido el desarrollo de componentes y sistemas electrónicos más eficientes (como los chips específicamente fabricados para las operaciones de IA), los ordenadores de alto rendimiento de primer nivel y los proyectos emblemáticos sobre tecnologías cuánticas y cartografía del cerebro humano.

Con información de la Comisión Europea

Compartir