Macri evalúa sacar la Ley de Telecomunicaciones por decreto

Compartir

Agencias

El Senado tardará dos meses en aprobar con cambios la ley corta de telecomunicaciones pero el panorama en Diputados es incierto. Macri evalúa un DNU si se demora más de la cuenta.

Mauricio Macri está dispuesto a imponer la ley corta de telecomunicaciones por decreto de necesidad y urgencia (DNU), si el Congreso se demora más de lo previsto en sancionarla, informó el sitio La Política Online.

No lo hará pronto: la comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión del Senado, presidida por Alfredo Luenzo (Argentina Federal), seguirá al menos dos meses las audiencias para escuchar a telefónicas, cooperativas y cableros.

El proyecto fue un pedido de Telefónica y América Móvil (Claro) para brindar televisión satelital y ofrecer cuádruple play sin invertir en redes de fibra óptica. Pero también es una urgencia del holding Cablevisión-Telecom, porque mientras le ley no llega se demora la aprobación de su fusión en la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC).

Se le dice ley corta, porque la grande será la de convergencia digital, que regirá las telecomunicaciones en las próximas décadas y el Congreso esperaba para este año. Sólo conocieron un borrador.

El tiempo empezó a inquietar a Macri y este viernes en el Congreso aseguraban que podría volver a aplicar un DNU.

No hay apuro en complacerlo: por presión gobernadores peronistas como el pampeano Carlos Verna, los senadores negocian cambios. Quieren que sea optativo que los proveedores de servicios públicos presten su infraestructura pasiva a las empresas de telecomunicaciones.

“Telefónica tiene postes de palos y cobre, nunca los compartió y ahora no sirven. Pero la infraestructura nuestra, para ellos, es extraordinaria”, describió en la última audiencia Oscar Nocetti, presidente de la Cooperativa Popular de Electricidad Obras y Servicios Públicos de Santa Rosa.

Como explicó LPO, no solo los grandes jugadores anhelan postes ajenos: en las audiencias hubo pequeños proveedores de internet que denunciaron trabas de los gobiernos locales para extender sus redes. Hasta pidieron aprovechar las ruinas de los telégrafos y los trenes.

Argentina Federal, el interbloque de Miguel Pichetto, tiene la llave de la ley porque los nueve kirchneristas votarán en contra. Y hablan de otros tres retoques: cederle las frecuencias de Arsat a las pequeñas cooperativas (la ley las devuelve al mercado), ampliar a cinco años la llegada de TV por satélite a las localidades con menos de 80 mil habitantes y promover sus contenidos locales.

Esto último puede resolverse con una resolución del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), pero el camino parlamentario es inevitable y largo y Macri no siempre sabe esperar.

Sobre todo porque Emilio Monzó perdió el control del recinto en Diputados por la férrea unidad opositora que el miércoles lo obligó a suspender la sesión para no ver como rechazaban el megadecreto de desburocratización.

El panorama es diferente al del Senado, donde Pichetto mantiene un dialoguismo talibán que hasta le ocasionó un reto de Juan Schiaretti.

Tal vez por eso el presidente pueda volver a echar mano a un DNU, que sólo pierde efecto si las dos cámaras lo rechazan. Le alcanza con seguir amigo de una sola.

Fuente: El Diario de la Pampa

Compartir