5 empresas rentan 55 inmuebles para torres de telecom en 12 meses

Compartir

 

Itzel Castañares, El Financiero

El Programa de Arrendamiento de Espacios (ARES) cumple este martes su primer año de operación, con cinco clientes que concentran los 55 contratos firmados a la fecha por igual número de inmuebles.

Esto, a pesar de que hay una oferta de más de 12 mil inmuebles disponibles para ser rentados para operadores de Telecom que quieran usar sus azoteas para instalar torres.

Este programa busca impulsar el despliegue y desarrollo de infraestructura de telecomunicaciones en azoteas de inmuebles federales.

Match Digital, que cuenta con 32 contratos; Pegaso, subsidiaria de Telefónica, con 16 contratos; Inmobiliaria Enexa, quien tiene 3 contratos; en tanto que Geo Telecom y Operadora de Sites Mexicanos poseen dos contratos cada uno, detalló en entrevista con El Financiero Alan Cruz Porchini, encargado de despacho de la presidencia del INDAABIN.

Actualmente, el proyecto impulsado por el INDAABIN, SCT y Promtel tiene dispuestos para la industria 11 mil 619 inmuebles federales, a los que se suman 507 inmuebles de los estados y 2 mil 598 más comprometidos tras los convenios de adhesión pactados ya con 8 estados del país.

El directivo comentó que durante este primer año se ha impulsado la adhesión de diferentes entidades y con interesados que llenaron 141 solicitudes para arrendamiento en el sistema ARES.

Sin embargo, asegura que se han enfrentado a diversos obstáculos para poder incrementar el número de inmuebles.

“Por ejemplo, hay leyes que no han permeado a los tres niveles de gobierno como un derecho humano en el acceso a las tecnologías de la información. Además, evidentemente falta el entendimiento de las autoridades locales y municipales para que faciliten a la industria el despliegue de infraestructura”, comentó.

En su opinión, esa barrera ha implicado un freno para el empuje del programa, a lo que se sumó durante este primer año de operación los sismos ocurridos en septiembre pasado en algunas zonas del país, que tuvo un impacto negativo en el proyecto.

Fuente: El Financiero

Compartir