Batalla dialéctica entre los consejeros delegados de Vodafone y Deutsche Telekom tras la compra de Liberty

Compartir

Agencias

Poco después de haber confirmado el acuerdo para adquirir las operaciones de Liberty Global en Alemania y Europa del Este, Vittorio Colao ha plantado cara a Timotheus Hoettges, consejero delegado de Deutsche Telekom mediante un ataque directo, asegurando que la estrategia de su rival es egoísta y contraria a los intereses de los consumidores.

En el curso de una teleconferencia para tratar la compra de las operaciones de Liberty Global en Alemania, República Checa, Hungría y Rumanía por parte de Vodafone, operación valorada en 18.400 millones de euros, Colao ha indicado que le “divierte” la reacción de Hoettges a la compra.

Hoettges había declarado durante la presentación de resultados de Deutsche Telekom del primer trimestre que la compra representa la “remonopolización” del mercado alemán del cable y que distorsionará la competencia.

Colao ha replicado que “nuestra misión ha sido siempre proteger e impulsar la competencia, mientras que la de Tim consiste en proteger las posiciones de dominio y afianzarlas”.

A continuación, el directivo de Vodafone ha señalado que Deutsche Telekom está presente actualmente en el 70% de los hogares alemanes: “eso no es ser favorable al consumidor, sino a DT. Es divertido que hable de remonopolizar cuando lo que pretende es conservar su posición dominante… Los argumentos de DT son egoístas”.

La guerra dialéctica entre los dos consejeros delegados comenzó en el Mobile World Congress celebrado en febrero de este año, cuando Hoettges declaró que la propuesta de fusión entre Vodafone y Liberty Global resultaría inaceptable desde el punto de vista de la competencia.

Operación confirmada

El acuerdo entre Vodafone y Liberty Global, que aún está pendiente de la aprobación de los organismos reguladores, formaliza una alianza entre las dos empresas que se esperaba desde hace varios años, en los que se habían efectuado conversaciones de manera intermitente.

En cualquier caso, parece que se preparaba desde febrero, mes en el que las dos grandes firmas iniciaron las conversaciones. Ya habían lanzado una empresa conjunta en los Países Bajos en el 2017.

Ambiciones en Alemania

Vodafone afirma en una declaración que el acuerdo ha acelerado su “estrategia de convergencia en el sector de comunicaciones mediante la concentración en cada uno de los mercados”, y que supondrá una notable intensificación de la competencia en Alemania, por ahora su principal mercado en Europa.

En referencia directa a Deutsche Telekom, su rival más importante, Vodafone declara que el acuerdo con Liberty ha creado “mediante la convergencia, una firma que rivalizará a escala nacional con la empresa que domina ahora en Alemania”, provista de la escala necesaria para hacer realidad las ambiciones del gobierno de Berlín en materia digital.

Vodafone afirma que en el 2022 habrá llevado conexiones de gigabits a unos 25 millones de hogares alemanes, el 62% del total, y que creará un segundo proveedor fuerte de infraestructuras digitales a escala nacional.

Hace cinco años, ya adquirió Kabel Deutschland, la principal operadora de cable de Alemania, por 7.700 millones de euros. Gracias a la propuesta de adquisición de Unity Media, propiedad de Liberty Global, podría hacerse también con la segunda.

Es probable que los organismos reguladores estudien el acuerdo, porque Vodafone podría alcanzar una posición de predominio en el mercado de cable alemán, y no cabe ninguna duda de que hallará oposición por parte de Deutsche Telekom.

En el Mobile World Congress de 2018, Timotheus Hoettges, consejero delegado de la operadora alemana, declaró que una alianza entre Vodafone y Liberty Global sería “inaceptable” desde el punto de vista de la preservación de la competencia.

Varias regiones del EEE

En la República Checa, Hungría y Rumanía, regiones del Espacio Económico Europeo, el acuerdo “transforma la estrategia de línea fija y convergencia de Vodafone”, y complementa las divisiones de telefonía móvil de dicha firma en los tres mercados.

Vodafone explica que la entidad, en su conjunto, atenderá a 15,8 millones de clientes de telefonía móvil, 1,8 millones de banda ancha y 2,1 millones de televisión, y que llegará a 6,4 millones de hogares.

La operadora cuenta con sinergias de costes y Capex de aproximadamente 535 millones de euros anuales hasta que se produzca la plena integración cinco años después del acuerdo, y lo financiará mediante el líquido disponible y nuevos préstamos.

Efectuará un pago inicial de 10.800 millones de euros en líquido, y los 7.600 millones de euros restantes se abonarán mediante deuda de Liberty.

Colao añade que la firma “se compromete a acelerar y profundizar las inversiones en la próxima generación de redes móviles y fijas, de acuerdo con su trayectoria previa de ofrecer al cliente los beneficios de una empresa fuerte y sostenible que compita con la operadora dominante”.

Posibles obstáculos

Paolo Pescatore, vicepresidente de Multiplay y muktimedia de CCS Insight, piensa que la alianza “reforzará la importancia de poseer redes tanto fijas como móviles durante la transición a la 5G” y supone una estrategia razonable para consolidar la posición de Vodafone, “ahora que casi el 30% de sus ingresos por servicios en Europa proviene de su negocio en línea fija”.

Con todo, también explica que la firma de análisis “está convencida de que los organismos reguladores vetarán, o pondrán cortapisas al acuerdo”.

Explica que “Vodafone y Liberty Global gozan de una presencia relativamente sólida en los mercados de línea fija y televisión, porque cualquier movimiento reduciría el número de empresas que operan en dichos sectores”.

Liberty Global se quedaría con unos 10.000 millones de euros, que podría utilizar para fortalecer su posición en el Reino Unido y en Suiza, dos mercados en los que no posee divisiones de telefonía móvil.

Vodafone también ha accedido a pagar una compensación de 250 millones de euros a Liberty Global si los organismos reguladores no aceptan el acuerdo.

Mike Fries, consejero delegado de Liberty Global, ha declarado al Financial Times que confía en conseguir la aprobación y ha declarado que “no habrá problemas”.

La autorización de los organismos reguladores se espera para mediados de 2019.

Fuente: MWL

Compartir