Anaya y López Obrador ofrecen televisión a Telmex; Meade, quitar el IEPS

Compartir

Por Nicolás Lucas, El Economista

La campaña por la Presidencia de México llegó a la industria de las telecomunicaciones y la radiodifusión. Allí, los representantes de los tres candidatos con más posibilidades de llegar a Los Pinos presentaron la visión que tienen Ricardo Anaya Cortés, Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade para el futuro del sector de cara a los siguientes seis años y cómo hacerla compatible con las recientes innovaciones tecnológicas que suponen el 5G, el internet de las cosas o el TLCAN 2.0. Pero en su ponencia los asesores hicieron más promesas que explicaciones a unos empresarios que se caracterizan por ser más pragmáticos que emocionales a la hora de hacer inversiones en el país.

La visión de Anaya en telecomunicaciones

Jorge Álvarez Hoth, asesor del panista Ricardo Anaya, cambió de opinión en 2018 y 13 años después de haberse manifestado, como subsecretario de Comunicaciones, en contra del ingreso de Teléfonos de México al mercado del vídeo o la televisión de paga, ahora se calificó como un promotor de la convergencia plena de servicios y ejemplificó el caso de Telmex para lograr ese cometido.

Devuelto a los escenarios públicos tras varios años de trabajo en el sector privado, Álvarez Hoth también amagó con modificar o desaparecer el Artículo 9 transitorio de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR), la llamada “cláusula Cablecom” que permite a una empresa concentrarse con otra y librarse de una pesada carga de regulaciones mientras en el sector exista un agente económico con la designación de “preponderante”, en este América Móvil.

El anuncio del asesor panista fue un claro mensaje a su colega priista y a favor de esa medida, Javier Lozano Alarcón, que evitó hacer comentarios al respecto; pero también fue un aviso a Grupo Televisa, que desde la aparición de la reforma del 2013 ha explotado ese artículo para comprar cableras y conformar así su reciente marca de escala nacional en triple play Izzi Telecom.

La propuesta del equipo panista-perredista, con 10 puntos definidos para enamorar a los industriales de las comunicaciones, estuvo entre las más completas que se presentaron en un foro organizado por la GSMA y la Anatel denominado como “Aportaciones de la Industria Móvil a la Agenda Digital de México”. Ellos soltaron cifras, los antes y después y también hablaron de temas como el nuevo estándar de comunicación móvil 5G.

Dijeron, en voz de Hoth, que tras la reforma telecom 50% de los hogares mexicanos ya cuenta con Internet, también el 65% de los usuarios de telefonía celular y que el sector ha pasado de generar 259,000 millones de pesos en 2013, a 451,000 millones de pesos en 2017. Sin embargo, dijeron poco sobre la inclusión digital y cómo crecer el acceso a la información, un derecho humano de los mexicanos consagrado en la Constitución. Esa fue la bandera que tomó el equipo del morenista López Obrador.

Álvarez Hoth trajo al foro el mismo discurso que su jefe Ricardo Anaya maneja en sus mítines políticos: “Esta elección representa un antes y un después. Hay dos proyectos: el de Anaya y el de AMLO. Me sumo al de Anaya y veo con preocupación los cambios hacia atrás de AMLO (…) Podremos hacerlo mejor; más convergencia, eliminar la aberrante cláusula Cablecom y sí creemos en la necesidad de un regulador autónomo”. Con esas declaraciones el asesor golpeteó las declaraciones previas de Lozano Alarcón que mantuvo su postura acerca de que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) debe ser un órgano desconcentrado, pero bajo la órbita de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para evitar engorros.

La visión de López Obrador en telecomunicaciones

Abel Hibert, el especialista de Andrés Manuel López Obrador en la materia, respondió a Hoth fuera de cámara porque tuvo muy pocos minutos para hablar que el tabasqueño no echará para atrás ninguna reforma estructural, como alegan panistas y priistas.

“No vamos a echar ninguna reforma; nada para atrás, menos ésta, no hay una razón de porqué”, dijo Hibert, actualmente profesor universitario en Monterrey y en su momento comisionado en la extinta Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), donde compartió espacio con el priista Lozano Alarcón. “(De Telmex), ese es un tema que está en el ámbito del regulador y nosotros respetamos su autonomía, pero nosotros sí nos manifestamos por la competencia y la convergencia; cabida para todos en todos los sectores es lo que pensamos.

En el sector del cable no hay tanta competencia y con Telmex se desataría un motor de competencia seria, que es lo que hace falta allí. No es proteger a un grupo o afectar a otro, es proteger los intereses de los consumidores mexicanos”, dijo Abel Hibert, que años atrás igualmente pensaba distinto sobre Telmex.

Hibert habló poco, pero fue el único de los tres que planteó la posibilidad de aprovechar la tan torpedeada Red Compartida para empujar la cobertura social más allá de los mercados de siempre; por el tiempo no explicó mucho, pero comentó que es posible dotar incentivos para llevar pronto a la Red Compartida a las zonas desatendidas. Propuso también hacer un inventario de radiofrecuencias para acceso móvil por ahora “libres” que sean susceptibles de explotarse en zonas marginadas, como aquel proyecto de Oaxaca en que un pueblo indígena ofrece telefonía y mensajes de texto a su misma comunidad con la mera misión de mantenerse comunicados.

“Andrés Manuel López Obrador reconoce los positivos que se han avanzado y las facultades del IFT, pero también hace falta más competencia para alcanzar ese otro México que no está conectado; tenemos huecos y zonas que no son altamente atendidas”.

La visión de Meade en telecomunicaciones

La gran promesa de Javier Lozano Alarcón a los industriales fue disminuir los precios de todo lo que tenga que ver con el espectro radioeléctrico y su concesionamiento en manos de los empresarios.

Les dijo a los industriales que es posible disminuir de 85% que a la fecha suponen en promedio los desembolsos por pagos de derechos, al 20% de los costos. La oración emocionó a líderes de Movistar y AT&T presentes en el foro, dos marcas que continuamente lanzan argumentos al IFT acerca de que las frecuencias radioeléctricas están entre las más caras del mundo.

Javier Lozano Alarcón prometió “una regulación mínima indispensable, que permita desplegar redes, compartir redes y ofrecer servicios de calidad”, dichos que también gustaron a los operadores móviles que entre 2013-2014 y 2017 se beneficiaron de la llamada “tarifa cero” con la que podían terminar sus comunicaciones en las redes de Telcel.

Lozano Alarcón escuchó que su colega del lado azul propuesto la eliminación del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios a telecomunicaciones (IEPS) —los mismos que la impusieron casi una década atrás y que no lograron su meta con este gravamen— y entonces volvió al micrófono para hacer suya esa promesa, pero no dijo más sobre que su candidato José Antonio Meade se manifestó en contra, ni tampoco nada sobre el ingreso de Telmex a la televisión y menos sobre la cláusula Cablecom.

Fuente: El Economista

Compartir