Argentina: La Justicia porteña pidió a las compañías de telefonía celular que bloqueen Uber

Compartir

Agencias

Las operadoras de telefonía celular en la Argentina fueron notificadas para que bloqueen los servicios de viajes con conductores particulares de Uber en Buenos Aires. La solicitud fue realizada por la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y recibida por el Ente Nacional de Comunicaciones, que retransmitió el pedido a las compañías de telecomunicaciones.

El bloqueo a los servicios de Uber fue solicitado en febrero pasado por los jueces Fernando Bosch y Marcela De Langhe tras el pedido realizado por el fiscal de Cámara Martín Lapadú. En esta ocasión, el ENACOM recibió el fallo judicial y lo retransmitió a las operadoras para cursar pedido de la justicia porteña, que fue recibido América Móvil ( Claro ), Telecom ( Personal ) y Telefónica ( Movistar ), entre otras compañías de telecomunicaciones, que evalúan la factibilidad técnica para dar curso al pedido tanto del sitio web como de la aplicación móvil.

“Recibimos el pedido de la Justicia y estamos avanzando en su cumplimiento. Asimismo, estamos analizando junto a la autoridad pertinente la implementación y alcance de algunas cuestiones puntuales”, dijo Movistar al ser consultada por la medida comunicada por la Enacom. Por su parte, tanto Claro como Personal evalúan cuáles son los pasos a seguir para responder a la solicitud de bloqueo.

El bloqueo solicitado por la justicia porteña afectaría a los usuarios que se encuentren más allá de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, cuando Uber opera en la Argentina no sólo en CABA, sino que extiende su cobertura al área metropolitana de Buenos Aires.

“La fiscalía está intentando avanzar con una jurisprudencia peligrosa que envía señales negativas al mundo de la receptividad de Buenos Aires hacia la tecnología. Es una señal confusa intentar bloquear un sitio de Internet usado por más de 100 millones de personas en más de 70 países, a la vez que dice estar en un proceso de reinserción internacional y se prepara para recibir a los líderes del mundo en la próxima reunión del G20”, dijo Uber en un comunicado. También confirmó que continuará con sus operaciones en la Ciudad de Buenos Aires, mientras espera trabajar de forma conjunta con las autoridades para desarrollar una regulación del servicio.

A su vez, la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET) y la GSMA, la organización que agrupa a los operadores móviles, expresaron su preocupación por la medida y solicitaron que se deje sin efecto el requerimiento, a fin de evaluar otras vías para dar cumplimiento a la regulación local de transporte de pasajeros.

“El bloqueo de contenidos y servicios de Internet constituye una medida extrema que tiene potenciales efectos nocivos sobre la integridad y seguridad de la red y de ningún modo constituye una solución al problema de fondo”, dijeron las asociaciones en un comunicado, además de remarcar que es una medida de difícil aplicación técnica en un rol que no le corresponde a las operadoras.

Uber comenzó sus operaciones en la Argentina en abril de 2016 en el área metropolitana de Buenos Aires con un servicio de viajes con conductores particulares disponible en su aplicación para teléfonos móviles. Los pagos se realizaban de forma automática mediante una tarjeta de crédito, pero luego esta modalidad quedó bloqueada y la compañía implementó el pago en efectivo.

Desde entonces, la compañía logró mantenerse activa y ya cuenta con más de 35 mil conductores, a pesar de ser considerada ilegal por las autoridades porteñas, que impulsaron la propuesta BA Taxi . En el camino quedó Easy Taxi, una aplicación móvil que estuvo en conflicto por no estar regulada como radiotaxi, mientras que del otro lado la compañía española Cabify logró tener el visto bueno, ya que adecuó su operatoria al reglamento de los remises con un parque de vehículos registrados y choferes con registro profesional.

Por su parte, los gremios y asociaciones de taxistas expresaron el rechazo al servicio con diversas protestas, cortes y con denuncias realizadas por choferes conocidos como los”caza-Uber”, que en algunos casos terminaron en agresiones a automovilistas que fueron confundidos con conductores de la aplicación móvil.

Fuente: El Tiempo

Compartir