Álvarez-Pallete culpa a la regulación de drenar el crecimiento en el sector

Compartir

Agencias

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha advertido hoy de que el “impacto negativo de la regulación” sigue “drenando” el crecimiento en el sector de las telecomunicaciones, para el que ha reclamado “respeto” por su importancia “vital” para la economía.

El impacto negativo de la regulación “sigue drenando el crecimiento en un sector que merece respeto. Un sector vital para la digitalización de la economía y el progreso de la sociedad, que realiza enormes inversiones y genera millones de empleos”, ha dicho el directivo en su discurso ante la Junta General de Accionistas.

Álvarez-Pallete se ha referido al impacto de la regulación como uno de los factores que penalizan la cotización de la acción de la operadora, que caía hacia las 16.00 horas un 1,89 %, hasta los 7,59 euros, y encadena ya más de dos semanas por debajo de los 8 euros, aunque sin llegar al mínimo anual marcado en febrero (7,47 euros).

También la impactan negativamente, ha dicho, la fluctuación de las divisas de los países en los que opera y la evolución bursátil del sector, que ha sido “el que peor se ha comportado a nivel mundial en los mercados de valores durante los dos últimos años”.

Algunos accionistas, en sus intervenciones, se han referido a la caída de la acción y también al recorte experimentado por el dividendo.

Otro factor mencionado por Álvarez-Pallete ha sido el esfuerzo inversor “gigantesco” de los últimos años, inspirado “en una visión anticipada del cambio tecnológico” que su compañía, ha asegurado, advirtió “antes que el resto del sector”.

“Éramos conscientes de la dificultad porque sabíamos que emprendíamos la construcción de una red costosa que impactaría en nuestros niveles de deuda y en la cotización de la acción”, ha indicado, al tiempo de que se ha mostrado seguro de que “Telefónica ha encontrado su rumbo”.

“Telefónica es hoy más que nunca una compañía tecnológica. Ésa y no otra es la razón que explica que llevemos más de tres años creciendo de forma orgánica en las principales magnitudes”, ha añadido.

En el proceso de esa transformación, Álvarez-Pallete ha destacado que en el último quinquenio Telefónica ha invertido más de 45.000 millones de euros, “una media de unos 9.000 millones de euros al año”, y sigue invirtiendo “a un ritmo del 15-17 % de nuestros ingresos anuales”.

“Es un nivel muy elevado, posiblemente el más alto de nuestra historia, pero lo justifica nuestro nivel de ambición y los resultados que estamos obteniendo”, ha afirmado el presidente de la multinacional, para quien “aquella visión y la inversión asociada comienzan a dar sus frutos”.

La junta ha acordado un reparto de dividendo en efectivo con cargo a reservas de libre disposición, mediante el pago durante 2018 de la cantidad fija de 0,40 euros brutos, pagadera en dos tramos, el primero de 0,20 euros brutos por acción se el día 15 de junio y el segundo, también de 0,20 euros brutos por acción, el 20 de diciembre.

Los accionistas también han dado luz verde a una propuesta del Consejo de Administración de articular un plan de incentivos a largo plazo para alrededor de 1.050 directivos del grupo, consistente en la entrega de acciones de la compañía, cuyo importe máximo será de 250 millones de euros.

En concreto, el plan consiste en la entrega a los directivos invitados a participar en él de un determinado número de acciones de Telefónica en concepto de retribución variable, y en función del cumplimiento de los objetivos establecidos para los ciclos en los que se divide.

La compañía remarca que el propósito de este “paquete retributivo competitivo” es “fomentar el compromiso” de los consejeros ejecutivos y los directivos del grupo con su plan estratégico, además de retener a los directivos que ocupan puestos clave.

El plan tendrá una duración total de cinco años y se dividirá en tres ciclos de tres años de duración cada uno de ellos, independientes entre sí.

Fuente: eE

Compartir