Radio digital en México tardará diez años; digitalizar cuesta 80,000 dólares: industria

Compartir

Por Nicolás Lucas, El Economista

La radio digital se mantendrá todavía como una tecnología de nicho y su alcance masivo no será antes de diez años, porque el limitado número de receptores en operación y su precio, más la inversión promedio de 80,000 dólares para configurar desde cero una estación para transmisiones digitales y el costo adicional que implica mandar la señal de la cabina a la antena, son algunos de los factores que complican el avance de este tipo de transmisiones en México.

Los impulsores del llamado “apagón analógico de la radio” también deben conseguir que las autoridades redefinan la normativa sobre el uso de espectro en los enlaces cabina-planta de transmisión, pues los enlaces para radio digital demandan un ancho de banda de 400 KHz, uno que excede en más del doble a la cifra fijada por la política pública en enlaces para radio análoga y entonces los concesionarios se ven obligados a contratar enlaces de Internet o desplegar fibra óptica para conectar la señal digital desde el micrófono hasta la antena.

Por estos factores es posible que México siga a la espera del apagón de radio otra década más, aun cuando ha intentado empujar para adelante a esta tecnología desde hace quince años, coincidieron empresarios y agentes relacionados con la industria de la radiodifusión reunidos en el foro de telecomunicaciones ConvergenciaShow.Mx 2018.

La radio digital es una tecnología que permite un uso más eficiente de las frecuencias radioeléctricas, que deja enviar contenidos que mejoren la experiencia del radioescucha e incluso abona a la competencia y la pluralidad en el mercado, porque un concesionario puede rentar parte de su espectro a un tercero vía un canal digital, pero a la fecha el universo potencial de radioescuchas es de 4.5 millones de personas que se transportan en automóviles, pues son éstos a donde han ido parar la mayor parte de los receptores digitales gracias a un esfuerzo de las armadoras automotrices.

En México, 82 estaciones -de alrededor de 1,600 que existen entre AM y FM- ya están habilitadas para transmitir en digital, pero, otra vez, buena parte de esos sonidos se escuchan solamente en 74 modelos de 16 marcas y a su vez esos vehículos son de un segmento medio hacia la gama alta.

“Suena muy bien en el papel, pero la realidad es que falta demasiado; no es posible tener rentabilidad ahora mismo y hay desventaja, porque no hay tantas emisoras en el aire. Aparte, el costo es alto; si tienes equipo reciente no es tanto, pero si tienes uno más antiguo el costo es de entre 60,000 y 80,000 dólares y a la fecha de esa inversión no se tiene pronta recuperación. Por eso creo que tiene un futuro poco promisorio; sí se escucha mejor, pero no es una gran diferencia y la mayoría de los receptores van a los autos y una persona, cuando compra un auto, es en lo último que se preocupa. Es una innovación disruptiva, pero aún hay poco interés, incluso del radioescucha”, dijo Guillermo Franco, director de Multimedios Televisión, que también ha digitalizado estaciones de radio del grupo regiomontano.

En ConvergenciaShow.Mx, la representante de Radio Independiente de México, Gloria Caballero, reconoció la decisión del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) de ordenar la recepción de señales de radio FM en los teléfonos celulares aptos para esa tecnología, pues esta acción también avanza con un paso a la radio digital; sin embargo, indicó que la radio digital abre la puerta al multiplexeo de canales y eso implica inversión en transmisiones para un mercado escasos de receptores.

“Implica gastos adicionales y hacer inversión para subir música grupero o pop, cuando ya hay suficientes… antes hay que pensar en qué vamos a ofrecer en esos canales que realmente sea atractivo para nuestra audiencia”, platicó.

Más adelante, Guillermo Montero, de la firma de análisis Entuizer, expuso que la radio digital ha conseguido una participación menor al 10% de las estaciones en operación, por lo que sería un riesgo declarar el apagón de la radio análoga y en cambio, tienen que generarse incentivos para que arranque la migración.

“Hay un largo camino por recorrer; primero un hibrido analógico-digital. Aparte, con la multiprogramación pulverizas contenidos y mientras no recuperas esa inversión… Es inminente que va a tener que llegar un punto en que la radio digital prevalecerá, pero el día va a llegar en diez años”.

La industria planteó la posibilidad de que las autoridades entreguen receptores para radio digital, como ocurrió con el apagón de la televisión analógica en que la Secretaría de Comunicaciones entregó televisores y la desaparecida Comisión Federal de Telecomunicaciones dio decodificadores. Las autoridades deben considerar también que los concesionarios están en procesos de pagos por refrendos de concesiones, hecho que impacta a su músculo financiero.

Fabián Zamarrón, director de HD Radio México, la firma que impulsó el estándar de radio digital IBOC utilizado en América del Norte, defendió que estas transmisiones tienen potencial de ofrecer otras herramientas para la protección en desastres naturales, además de un robustecimiento de la experiencia de escuchar radio.

“Ya hay casos de concesionarios que han recuperado su inversión y hoy hacen un buen negocio con la radio digital; es una realidad que hay retos, pero también hay maneras de regresar esa inversión. Con aproximadamente 30,000 dólares se puede empezar una migración”, platicó.

El moderador del evento, Mario Fromow Rangel, declaró que México tardará en migrar a la radio digital el tiempo necesario conforme sus posibilidades de mercado y en la medida que la industria y la autoridad colaboren para hacer realidad del apagón de radio.

“Si llegamos diez o quince años no es el problema. Más bien es la viabilidad económica. Si pasamos de lo que es lo voluntario a lo obligatorio, la autoridad puede mandatar; pero entonces hay que tener cuidado porque a lo mejor puede ocurrir un resultado a lo que queremos obtener”, dijo el comisionado del IFT y agregó:

“Los pasos que da la autoridad es con la industria, con los que arriesgan el dinero y las decisiones que tome tienen que ir en consenso con la industria. México llegó tarde al apagón de TV, pero ahora será el primero del mundo con el dividendo de los 600 MHz. A veces no es malo llegar tarde; hay que esperar a madurar las tecnologías, a que se den las escalas”.

Fuente: El Economista

Compartir