Twitter mostrará quién paga los anuncios y cuánto gastan en ellos

Compartir

Agencias

Twitter ha confirmado que revelará información detallada sobre los anunciantes en el servicio de medios sociales, saliendo al paso de las preocupaciones de los legisladores estadounidenses sobre la intervención de extranjeros en las elecciones presidenciales de EEUU a través de anuncios en la red social.

A partir del jueves, cualquiera podrá buscar una cuenta de Twitter y ver todos los anuncios que haya publicado en los últimos siete días. Para los anunciantes políticos de EE.UU., los usuarios podrán ver la información de facturación, el gasto publicitario, los datos de segmentación demográfica y la cantidad de veces que se han visto los tuits. Twitter había estado planeando crear este “centro de transparencia” desde el pasado octubre. Facebook ha presentado funcionalidades similares.

Los cambios son parte de los esfuerzos más amplios de Twitter para limpiar su servicio después de que los legisladores reprendieran a la compañía por no descubrir el tráfico de influencias rusas a través de cuentas falsas y anuncios durante las elecciones presidenciales de 2016 en EEUU. A principios de esta semana, la compañía comenzó a requerir más autentificación de los usuarios. En mayo, presentó reglas más estrictas que requieren que los anunciantes que publican anuncios de campaña política para las elecciones federales se identifiquen y certifiquen que están ubicados en EE.UU. La compañía también ha prohibido los anuncios de las cuentas de propiedad de Russia Today y Sputnik.

Las empresas de medios sociales se están apresurando a regularse a sí mismas mientras el Congreso trabaja en nuevas reglas para anuncios políticos digitales que hasta ahora se han beneficiado de una escasa supervisión. Los senadores Mark Warner, demócrata de Virginia, y Amy Klobuchar, demócrata de Minnesota, han presentado la Ley de Publicidad Honesta para que los anuncios políticos en línea sean sometidos a reglas de divulgación similares a las que rigen la televisión y la radio.

Fuente: Bloomberg

Compartir