Un concesionario telecom también ganó un cargo político el 1 de julio

Compartir

Por Nicolás Lucas, El Economista

El 1 de julio en San Luis Potosí no sólo ganó un candidato a diputado que ya es emblema del plan de reinserción social del sexenio que está por empezar, porque en ese estado el sector telecom también escribió su propia historia, aunque ésta trata sobre el futuro de una red telecom y de una presidencia municipal.

Aquel domingo, uno de los concesionarios de la controversial banda de los 2500 Gigahercios ganó la alcaldía de Ciudad Valles, la capital económica de la Huasteca, y aparte logró la osadía de llegar al gobierno por la vía independiente, el primero en todo San Luis Potosí y con una ventaja de 1,748 votos, igual al 2.2% del total de los sufragios sobre el más cercano oponente; y quizá, el candidato también triunfó por la promesa de cobrar sólo 1 peso como salario anualmente.

Se trata de Adrián Esper Cárdenas, que, junto con su hermano Alfonso Esper Cárdenas, es un empresario de estirpe en Valles, por ser hijo del finado Alfonso Esper Bujaidar, primer operador del canal 8 de la televisión local y además muy conocido en la industria y la política potosina por haber conseguido un paquete de 190 MHz de espectro de la 2.5 GHz para explotarla en TV de paga por microonda como su primer titular.

El ya formalmente alcalde electo de Ciudad Valles ha prometido mejoras en la seguridad, la economía, el tránsito, la vivienda y hacer de esta localidad una meca del turismo regional.

Esper la tendría fácil, porque todo lo bello al oriente de San Luis está a un máximo de dos horas de su próxima oficina: cascadas azul turquesa en Tamul, Tamasopo y Micos; descanso en la Media Luna, arte con naturaleza en la surrealista Xilitla o turismo de aventura en el Sótano de las Golondrinas, más arqueología en Tamtoc y artesanías y sabrosa comida en Axtla, Tamuín y San Martín Chalchicuautla, ofertas que difícilmente harían naufragar cualquier plan del nuevo presidente municipal.

Los hermanos Esper Cárdenas, a contrarreloj por su red telecom

Aunque difícil sí ha sido conocer qué fue de la red de telecomunicaciones de servicios inalámbricos que Adrián prometió construir con su hermano Alfonso sobre los 60 Megahertz de la 2.5 que quedaron en sus manos tras el rescate comandado por la Secretaría de Comunicaciones por esa banda en septiembre de 2013 y después de, cuando menos, tres plazos de gracia adicionales otorgados por el regulador IFT desde la capital.

Adrián y Alfonso Esper cuentan con dos títulos de concesión que amparan la explotación de esos 60 MHz frecuencias de espectro en los anchos de banda que van de los 2500 a los 2530 MHz, en un tramo, y de los 2620 a los 2650 MHz, en el otro. Uno de los títulos avala la explotación en San Luis Potosí y el otro cobija las explotaciones en Tamaulipas y en el sur de Nuevo León.

Son, en total, 40 zonas de cobertura repartidas entre 18 municipios de San Luis Potosí y Tamaulipas, cada uno, más cuatro municipios en Nuevo León.

Y también cuentan con un título de concesión única de uso comercial entregado en 2017 por el Instituto Federal de Telecomunicaciones para explotar servicios de telecomunicación y de radiodifusión, técnicamente posibles y viables a su plan de negocios sobre las plazas donde tienen concesionado el espectro de la 2.5 GHz, localidades, por ejemplo, como Valles en San Luis Potosí o Ciudad Victoria, en Tamaulipas, la capital de ese estado.

Sumada la cobertura que les habilita el título de concesión única, la superficie potencialmente a cubrir con una red de telecomunicaciones de nuevos servicios inalámbricos es de 56,024 kilómetros cuadrados, tanto como el equivalente al territorio, pero no en mercado, de Campeche, cinco veces Querétaro o una combinación del Estado de México con Guanajuato.

Casi 50 millones de pesos por 40 coberturas para 2.5

Los hermanos Esper saben del valor de la banda de 2.5 GHz y por eso han continuado los trámites correspondientes ante el IFT para mantener la titularidad en sus manos desde su natal Valles, aunque todavía se desconoce el grado de avance de su red que desde el 1 de abril del 2018 ya debiera estar ofreciendo telefonía o Internet.

En consultas previas al IFT entre marzo y abril de este año, las oficinas de prensa, de Cumplimiento y de Concesiones y Servicios han desvelado escasa información con el argumento de que comentar sobre el tema en prensa podría prevenir sobre cualquier acción del regulador a estos agentes económicos y otros regulados con tenencia de 2.5 GHz en sus manos y que eventualmente aún no lo estén explotando, pues de acuerdo con el último plazo de gracia un nuevo incumplimiento significaría un rescate definitivo de ese espectro y favor de la Nación.

En documentos del IFT, todos disponibles en el Registro Público de Concesiones del regulador, los hermanos Alfonso y Adrián Esper tuvieron que dirigir el pago de 48 millones 394,940 de pesos al Estado por conseguir la autorización para extender la vida de su concesión y para tener la posibilidad de ofrecer en el mercado servicios adicionales de acceso inalámbrico. La cantidad no engloba los pagos de derechos anuales por explotación de las frecuencias.

El patriarca Esper fue el primer tenedor de la 2.5 GHz

Los hermanos Esper Cárdenas están entre los tenedores que originalmente mantenían el control sobre los 190 MHz de espectro de la 2.5 GHz, pues les fue entregado como una herencia de su padre, y junto con empresas como MVS Comunicaciones y Ultravisión, por ejemplo.

La Primera de ellas prefirió traspasar sus frecuencias a Telcel y la segunda ya configura nuevos productos sobre su red que corre sobre sus propios 60 MHz de ancho de banda en la 2.5.

Hubo otras compañías, como TDS Comunicaciones y Megacable a quienes el gobierno les quitó toda su banda luego de una indemnización acorde a su tenencia espectral.

En septiembre de 2013, estas empresas y personas físicas, once en total, convinieron con la SCT el retorno de 130 MHz al Estado para una nueva licitación, hoy conocida como la subasta IFT-7 y ya en marcha. Y quienes se quedaron con los 60 MHz prometieron tener su nueva red a más tardar el 31 de diciembre de 2016, con un año más de gracia, pero ocurrió que el IFT amplió los plazos de gracia hasta el 1 de abril de 2018 y entre los beneficiados estaban los hermanos Esper Cárdenas de San Luis Potosí.

Según los expedientes P/IFT/EXT/181217/194 al P/IFT/EXT/181217/213 del IFT, estas empresas y personas físicas abusaron a lo largo del 2017 de la buena fe del regulador, gracias a huecos legales sobre los tiempos de despliegue de sus redes de telecomunicaciones y entonces la ahora ex comisionada Adriana Labardini, teniendo como antecedente los distintos mandatos incumplidos, planteó la posibilidad de iniciar el rescate de todo el espectro y meterlo en el paquete de subastas de la IFT-7 y de paso ventiló que uno de esos concesionarios estuvo negociando con Telcel sobre el traspaso de sus señales, tal como lo había hecho MVS entre 2016 y 2017.

Los Esper, operadores de TV, y la IFT-7

Además de desenvolverse en el negocio de las telecomunicaciones, la familia Esper ya había sido en el pasado un operador de televisión abierta con el canal 8, XHVSL-TV de Ciudad de Valles, que fue obtenido en 1996 por Alfonso Esper Bujaidar y éste heredó el canal a sus dos hijos en 2008, quienes después cedieron los derechos de la concesión a TV OCHO S.A de C.V., en 2009. Como agregado, esta empresa es una filial del Grupo Televisa y durante su vida como parte del agente económico preponderante en radiodifusión, ha incumplido más de una vez con lo ordenado por el IFT.

A la fecha, los 130 MHz recuperados en 2013 se encuentran en la etapa de la licitación en que el IFT entregará en próximos días las constancias de participación a los dos únicos interesados, que se presume son las empresas AT&T y Movistar, quienes irán por espectro de la 2.5 GHz disponible en aquellas plazas donde haya disponibilidad del mismo.

Empresas tenedoras de la 2.5 GHz han reiterado en foros del sector que utilizan su espectro en nuevos servicios o que afinan detalles para lanzar sus respectivas redes. Por ejemplo Sistema TV Digital, Tele Comarca, Telefutura, TV Zac y Ultravisión, de ésta última es la que más se conoce en sus planes, pues ya empezó a transferir sus clientes de TV de paga a Dish de MVS para ofrecer Internet en su 2.5 GHz.

Adrián Esper fue contactado vía telefónica para comentar este trabajo en lo respectivo al despliegue de su red telecom en la 2.5 y sobre su arribo a la presidencia de Ciudad Valles; a la llamada atendió su secretario y escuchó el mensaje, pero ya no volvió a responder.

La prensa potosina afirma que Adrián Esper Cárdenas logró el registro de su candidatura con 21,083 firmas de apoyos ciudadanos y el árbitro electoral local, el CEEPAC, confirmó su triunfo el 1 de julio con 28,536 votos de un total de 78,408 sufragios.

Adrián Esper será presidente municipal de Ciudad Valles para el periodo 20128-2021. Y si bien su victoria fue muy apretada ante el panista David Medina, en Facebook ya tiene 15,000 seguidores como un alcalde electo que gana simpatías por su interacción directa con los internautas.

Fuente: El Economista
Imagen: Internet

Compartir