AT&T y Movistar se llevan toda la banda de 2.5 GHz de la licitación IFT-7

Compartir

Por Nicolás Lucas, El Economista

AT&T y Telefónica Movistar consiguieron adjudicarse los 120 MHz de espectro disponible en la banda de 2.5 GHz que el Instituto Federal de Telecomunicaciones puso en subasta este lunes a través de la Licitación IFT-7. Los operadores pagarán en conjunto por contraprestaciones la cifra de 2,100 millones de pesos por este espectro que se divide en seis bloques de 20 MHz cada uno y con cobertura de alcance nacional.

Cada bloque fue comprado en 350 millones de pesos, el valor mínimo de referencia establecido por el gobierno para la IFT-7 desde febrero, cuando se conocieron las bases generales para este concurso.

En la primera fase de la subasta de este día las dos telefónicas compraron cinco bloques y el último de ellos salió en la segunda y última etapa de subasta, e inmediatamente después cada una ofertó 101,288 pesos para determinar la posición de los bloques de su elección de la 2.5 GHz.

De esta manera, pasadas las 15:00 horas, concluyó la etapa de presentación de ofertas económicas para la IFT-7 y el regulador informará oficialmente en el próximo día hábil, este martes, a los ganadores de los bloques y cuáles de ellos estarán en manos de AT&T y de Movistar para los siguientes 20 años.

También se conocerá oficialmente cuánto pagarán los futuros tenedores de la 2.5 GHz por concepto de los pagos anuales de derechos por explotación de espectro, dinero que será a adicional a los 2,100 millones de pesos que las dos empresas ya comprometieron al IFT este lunes por la mañana.

Conforme las bases generales de la licitación IFT-7, AT&T tenía la posibilidad de comprar hasta tres lotes desde la primera etapa, mientras que Movistar podía ir por los seis bloques desde un inicio. La primera fase de la subasta cerró con tres bloques de categoría FDD y con dos de TDD adjudicados, y el último, también un FDD, salió comprado en la segunda fase.

Analistas apuntan que AT&T se habría llevado 80 MHz de la 2.5, gracias a cuatro bloques de FDD que en total compró, mientras que Telefónica se habría hecho con 40 MHz, gracias a los otros dos bloques de TDD que adquirió desde la primera ronda de presentación de ofertas. De concretarse este estimado, AT&T se convertirá en el mayor tenedor de 2.5 GHz en México, por arriba de Telcel que cuenta con 60 MHz de ancho de banda en esas frecuencias y cuyo alcance es del 75% de la población mexicana.

Para el Instituto Federal de Telecomunicaciones la IFT-7 apunta a ser la licitación de espectro más exitosa desde que ha conducido este tipo de procesos, pues en las subastas de espectro para televisión, radio y para la de espectro móvil del año 2015 quedaron frecuencias sin adjudicar, y cuando también desde la industria se había venido presumiendo que en esta ocasión ocurriría que los interesados tampoco se llevarían toda la 2.5 GHz.

“Estamos muy contentos, porque se asignó todo el espectro disponible”, dijo a bote pronto el director de la Unidad de Espectro Radioeléctrico del IFT, Alejandro Navarrete, el funcionario que junto a su equipo ha conducido dos concursos de espectro para televisión, otro para radio y uno más para servicios móviles entre los años 2014 y 2017, todos independientes de la IFT-7.

Oficialmente, no se conocen todavía los nombres de los tiradores que ganaron espectro radioeléctrico. Pero el 20 de junio pasado, el IFT dejó entrever en un documento que son AT&T y Movistar los dos competidores, luego que definió por cuánto de frecuencias podría competir cada jugador y esto relacionado con su tenencia espectral hasta ese día.

Hasta que el IFT confirme los nombres, los montos y el espectro adjudicado a qué empresa, el regulador deja claro que en materia de tenencia de espectro para servicios móviles, AT&T tiene 121 MHz en números redondos; Altán Redes, 90 MHz; Telcel, 177 MHz, y Telefónica, 63 MHz.

Con el espectro adjudicado de la IFT-7, tanto Movistar como AT&T contarán frecuencias de 2.5 GHz para robustecer sus ofertas de 4G LTE, potenciarlas hacia 4.5G y pensar en futuros servicios de 5G, como Telcel ya lo hace gracias a 60 MHz que compró a MVS Comunicaciones entre 2016 y 2017.

Al cierre de esta licitación, habrán pasado cinco años desde que el Estado, vía la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, entró al rescate de esta banda de manos de sus antiguos dueños para colocarla de nuevo en el mercado para servicios móviles y desde servicios de TV restringida. También habrán pasado diez años desde que las primeras concesiones para dicho espectro comenzaron a expirar.

Tras la etapa de subastas de la IFT-7, continuará la presentación de actas de fallo y notificación por parte del regulador, para que después los oferentes cumplan con los pagos comprometidos y entonces firmen y reciban sus títulos de concesión para explotar la 2.5 GHz.

Fuente: El Economista

Compartir