Compartir

Por Nicolás Lucas, El Economista

La licitación IFT-7 de espectro de 2.5 GHz para servicios móviles entra este lunes 6 de agosto en su etapa de presentación de ofertas económicas. Son 120 MHz de ancho de banda divididos en seis bloques nacionales a un precio de salida de 350 millones de pesos por paquete y también hay dos postores confirmados desde el 20 de junio: AT&T y Telefónica Movistar.

Las ofertas por cada uno de los seis bloques de 20 MHz se realizarán por vía electrónica a partir de las 10:00 horas a través del Sistema Electrónico de Presentación de Ofertas o Sepro. Esta plataforma fue diseñada por el IFT con una serie de candados para frenar posibles coordinaciones de los tiradores y de ocurrir un acto de este tipo o a petición de Los Pinos, el regulador podrá suspender o reprogramar el proceso de presentación de ofertas, de acuerdo con las bases generales del concurso.

Academia de Contratación Pública de México A.C. es la organización elegida por la Secretaría de la Función Pública (SFP) para atestiguar el correcto procedimiento de toda la licitación IFT-7.

De acuerdo con la consultora Telconomia, de adjudicarse los bloques en su valor inicial de 350 millones de pesos por lote y en una primera puja, los operadores pagarán, a valor actual, alrededor de 3,283 millones de pesos o 180 millones de dólares al Estado por su explotación, esto contabilizando los montos por contraprestación y los pagos anuales de derechos por los 20 años que durará la concesión del espectro.

Telconomia también recuerda que en México se encuentran concesionados para servicios móviles 464 MHz de espectro de distintas bandas radioeléctricas, de los que Telcel tiene 41% en sus manos, AT&T otro 26%; un 19% para Altán Redes y para Movistar, un 14% más, por lo que la concentración del espectro en pocas manos se agudizaría en el escenario de que en la IFT-7 el operador AT&T se adjudique tres bloques y Movistar ninguno.

Las bases de la licitación IFT-7 establecen desde febrero que AT&T podría ir por tres bloques nacionales de espectro en una primera ronda y por cuatro en la siguiente fase, mientras que Telefónica Movistar tiene la posibilidad de ir por todos los seis bloques nacionales de la 2.5 GHz.

El concurso también indica desde su origen que habría incentivos para aquellas compañías que no contaran entre sus manos con frecuencias de capacidad, aquellas sobre los 1,000 Megahertz; por tanto, este apoyo fue señalado como una invitación para el ingreso de Altán Redes al proceso por tener solamente 90 MHz en la banda de los 700 MHz, pero que finalmente declinó ir por la 2.5.

En materia técnica, los lotes a concesionar por un periodo de 20 años se reparten entre los llamados bloques de tipo FDD y TDD, y sobre este punto en particular es en el que expertos del sector se preguntan cuál será la estrategia a seguir de los dos oferentes para la etapa de subasta y apuntan entonces a que serán las porciones de FDD o de la Banda 7 los elegidos, pues son los pedazos de 2.5 GHz que resultan más atractivos por existir en el mercado, entre otras posibilidades técnicas y económicas, cerca de 7,000 dispositivos compatibles con este espectro y porque son de las mismas señales que Telcel compró a MVS Comunicaciones entre 2016 y 2017.

Los operadores que resulten ganadores del espectro de 2.5 GHz estarán en posibilidad de empezar a desarrollar planes para futuros servicios 5G y complementar desde ahora sus redes 4G y 4.5G.

Al día hábil siguiente a la conclusión de la fase de presentación de ofertas, el Instituto Federal de Telecomunicaciones dará a conocer oficialmente los resultados de esta etapa y en un periodo de 20 días hábiles al siguiente de la presentación de los resultados en la página web del IFT, se emitirán las actas de fallo y seguidamente la liberación de las garantías de seriedad, para después continuar con la etapa de pago de contraprestaciones y firma y entrega de títulos de concesión de la 2.5 GHz.

Fuente: El Economista

Compartir