Compartir

Agencias

El gobierno de Chile inició los estudios de prefactibilidad junto a Huawei para concretar el despliegue de un cable submarino que logre conectar al país sudamericano con Asia.

Los proyectos en estudio son dos; uno conectaría Chile con Tokio mediante una ruta submarina de 24.000 kilómetros, y la otra sería vía Shanghái, en China, mediante 22.800 de fibra. La segunda opción sería la menos costosa con un total de USD 500 millones.

Además, la opción de Shanghái beneficiaría el intercambio digital con países de la región como Argentina, Brasil y Perú.

Eduardo Vera, director de Relaciones Internacionales de la Universidad de Chile, dijo a La Tercera: ‘Puede que haya, eventualmente, espacio para dos cables submarinos. Entre Estados Unidos y Europa hay muchos y lo mismo ocurre con Asia. En el Hemisferio Sur hay muy pocos. Esta opción dependerá de quién esté detrás de los proyectos’.

El gobierno de Sebastián Piñera ha iniciado conversaciones con Argentina y Brasil como aliados estratégicos. Se busca llegar al objetivo mediante una alianza público-privada, de la que también formarían parte el Banco de Desarrollo de América Latina y el Banco Interamericano de Desarrollo, que participan en las negociaciones.

Fuente: Prensario

Compartir