Conectividad 5G en el iPhone podría costarle a Apple hasta $21 dólares por unidad

Compartir

Agencias

Según un nuevo estudio realizado por VentureBeat, añadir 5G al iPhone podría costarle a Apple alrededor de 21 dólares por dispositivo. ¿Por el precio de los componentes? Pero también —principalmente— por las patentes de las que tendría que hacer uso.

La tecnología 5G ha sido desarrollada por múltiples empresas de tecnología, que ahora, recuperarán la inversión realizada, sobre la base de licencias a otros fabricantes.

Nokia por ejemplo, en sus años de gloria, fue una de las empresas que investigó la tecnología 5G. Ahora han decidido que el precio estimado por cada dispositivo que use sus patentes será de 3,48 dólares.

No es la única, otra vieja gloria del pasado como Ericcson, cobrará entre 2,5 y 5 dólares por dispositivo, según el precio de este. Y luego tenemos a Qualcomm, que impondrá una comisión del 2,275% del precio final del dispositivo que use sus patentes.

Sumando estas comisiones y las de otros fabricantes que disponen de licencias para la conectividad 5G, VenutreBeat estima que cada iPhone le costará a Apple unos 21 dólares sólo por las licencias 5G.

Pero son estimaciones; falta por ver cuándo Apple decidirá implementar esta tecnología y cuáles son las patentes exactas que utiliza de otras empresas. Por otro lado, las producciones a gran escala podrían beneficiarse de descuentos.

¿Un iPhone 21 dólares más caro?

No. En principio este tipo de costes se incluyen directamente en el precio final del producto. Actualmente Apple ya paga por licencias de patentes en los iPhone actuales, al igual que otras compañías y también a Apple por utilizar sus patentes. El mundo de las licencias en tecnología es todo un entramado, en el que fluyen las comisiones de una empresa a otra.

¿Cómo afectará al usuario final? En principio no debería repercutir de forma directa. Estas licencias se distribuyen en un acuerdo mutuo, entre las compañías que se comprometen a no abusar de sus patentes, para mantener un desarrollo responsable y no discriminatorio de la industria.

Fuente: Miami Diario

Compartir