Compartir

JenTelMx

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) presentó el 12 de septiembre en Ciudad de Panamá, Panamá, bases iniciales para la elaboración de una agenda regional de desarrollo social inclusivo (ARDSI), un instrumento político-técnico que busca fortalecer la acción conjunta de los países de la región, con el objetivo de erradicar la pobreza, reducir la desigualdad y garantizar los derechos de las personas, así como combatir la discriminación, la exclusión y la cultura del privilegio.

El documento Hacia una agenda regional de desarrollo social inclusivo: bases y propuesta inicial fue presentado por Laís Abramo, Directora de la División de Desarrollo Social de la CEPAL, en representación de la Secretaria Ejecutiva de la Comisión, Alicia Bárcena, durante la segunda reunión de la Mesa Directiva de la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe, que se realizó junto al X Foro Ministerial para el Desarrollo en América Latina y el Caribe, organizado por el Gobierno de Panamá, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la CEPAL.

En el proceso de elaboración de las bases para la propuesta de la ARDSI, el organismo regional de las Naciones Unidas examinó un amplio conjunto de compromisos regionales y subregionales relativos al desarrollo social (340 documentos emanados de diversos foros intergubernamentales entre 2010 y 2018), explicó Abramo. El marco global de referencia es la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, puntualizó.

El borrador final de la Agenda será presentado en la próxima Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe, que se realizará en el segundo semestre de 2019.

América Latina y el Caribe exhibe un conjunto de nudos críticos para avanzar hacia el desarrollo sostenible, sostiene la CEPAL, entre ellos, la pobreza y la vulnerabilidad, la desigualdad y la cultura del privilegio, los déficit de trabajo decente, el acceso desigual a la protección social, el limitado financiamiento de las políticas sociales y desafíos emergentes como las violencias, los desastres, los cambios en el mundo del trabajo, la migración y las transiciones demográfica, epidemiológica y nutricional.

En 2015 y 2016 aumentaron los niveles de pobreza y extrema pobreza, después de más de una década de reducción. La CEPAL estima que, en 2016, 186 millones de personas vivían en situación de pobreza, de los cuales 61 millones de personas se encontraban en pobreza extrema. Del mismo modo, la desigualdad en la distribución del ingreso se redujo entre 2002 y 2016, pero esta tendencia se ha enlentecido en los años recientes.

Durante el encuentro en Panamá se presentó asimismo el Observatorio de Desarrollo Social en América Latina y el Caribe, construido por la CEPAL a solicitud de los países. La herramienta integra un conjunto de plataformas digitales de la Comisión, entre ellas, las bases de datos de Programas de protección social no contributiva, Juventud e inclusión social e Institucionalidad social, así como la de Compromisos regionales y subregionales en desarrollo social. El Observatorio cuenta, además, con breves perfiles nacionales y documentos analíticos relacionados con las bases de datos incluidas.

Con información de CEPAL

Compartir