Compartir

Organismos internacionales

En un nuevo informe presentado por la Comisión de la Banda Ancha para el Desarrollo Sostenible se refleja que son cada vez más los gobiernos que hacen referencia a su situación en materia de banda ancha en sus planes nacionales de banda ancha. Este año, el informe muestra por primera vez que al menos 15 países cuentan ahora con estrategias para promover la utilización segura de la inteligencia artificial.

En el informe, titulado The State of Broadband: Broadband Catalyzing Sustainable Development, se destaca el papel fundamental que desempeña la conectividad a la banda ancha para la población mundial, desde el acceso a los servicios de atención de la salud en línea hasta la percepción de los pagos de la seguridad social a través de los teléfonos móviles o la recepción de alertas de catástrofe que pueden salvar vidas.

“La infraestructura de banda ancha es una infraestructura nacional básica, tan esencial como las redes de agua y electricidad. El análisis de los datos y las recomendaciones políticas recogidos en el informe sobre El estado de la banda ancha de 2018 llegan en un momento crucial en que el acceso a Internet es más importante que nunca antes”, declaró el Sr. Houlin Zhao, Secretario General de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), que es Covicepresidente de la Comisión junto a la Directora General de la UNESCO, la Sra. Audrey Azoulay.

Para impulsar la banda ancha, la Comisión de la Banda Ancha recomienda: crear un liderazgo nacional para la banda ancha; promover la formación en Internet y estimular la demanda de los consumidores y las empresas; realizar el seguimiento de la evolución de las TIC para documentar las políticas; revisar las medidas de servicio universal; fortalecer las calificaciones y la alfabetización digitales; dar apoyo a las ciberempresas y a los empresarios; adaptar los marcos legales; y reducir los impuestos y cargas sobre los productos y servicios de telecomunicaciones.

El informe, al tiempo que demuestra el valor de la conectividad a Internet en un mundo contemporáneo cada vez más digital, plantea también inquietudes por las crecientes desigualdades en el acceso a la banda ancha y por la manera en que se utiliza la conectividad dentro y entre los países, sexos y regiones.

Hoy en día, casi la mitad de la población mundial utiliza Internet, principalmente en las zonas urbanas y densamente pobladas. En muchos países persiste el desafío de la conexión a Internet de la gente que vive en zonas rurales y alejadas. La escala de la infraestructura que debe construirse o mejorarse para colmar la brecha digital e implantar las tecnologías emergentes es considerable – el año pasado, la UIT calculó que la conexión de los próximos 1.500 millones de personas costará 450.000 millones de dólares de los Estados Unidos.

“Las 4 Íes –Infraestructura, Inversión, Innovación e Inclusividad– son esenciales dentro de la estrategia de la UIT destinada a aprovechar el potencial de las TIC para ampliar el acceso a los servicios de banda ancha y contribuir a acelerar el logro de todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas”, añadió el Sr. Zhao.

El informe presenta una instantánea mundial del acceso y la asequibilidad a la banda ancha, con datos por países que miden el acceso a la banda ancha respecto de las siete metas fijadas por la Comisión de la Banda Ancha. También destaca la repercusión de la rápida evolución de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), incluidas las implicaciones de tendencias emergentes como la Internet de las cosas, los macrodatos y la inteligencia artificial. Los avances en la banda ancha móvil (tales como 4G y 5G) y las tecnologías de satélite de la próxima generación supondrán una prestación más rápida y fiable de servicios digitales, con implicaciones para el futuro de la agricultura, el clima, la ayuda en caso de catástrofe, la educación, la salud y el transporte.

Los elementos destacados clave del informe incluyen actualizaciones de las metas estratégicas fijadas por la Comisión de la Banda Ancha:
Hacer universal la política en materia de banda ancha (Meta 1)

Se están logrando avances en la formulación de políticas de banda ancha por los países, pero sólo de manera gradual. El número total de países con un Plan Nacional de Banda Ancha (PNBA) ha experimentado un incremento neto de tres, del 80 % (156 países) al 81 % (159 países). Además. Varios países han aprobado sus PNBA (p.e. Bolivia, República Democrática del Congo, Maldivas, Malí y Kuwait), mientras que los PNBA de otros países ya han vencido.

Lograr que la banda ancha resulte asequible (Meta 2)

La Comisión de la Banda Ancha, en sus nuevas Metas para 2025, ha reducido el umbral meta de asequibilidad de los servicios de banda ancha desde menos del 5 % a menos del 2 % del producto interior bruto nacional mensual per cápita. Esta nueva meta ayudará en especial a los grupos de menores ingresos de los países en desarrollo y menos adelantados a lograr la conectividad. El cambio de la meta resulta no obstante en un menor número de países que superan el umbral de asequibilidad. En lo que atañe a la asequibilidad de la banda ancha fija, son 73 países los que han alcanzado la nueva meta, y 122 los que aún han de alcanzarla. En lo que respecta a la asequibilidad de la banda ancha móvil, 109 países han alcanzado esta meta, y 86 países aún no la han alcanzado.

Poner a la gente en línea (Meta 3)

En el informe se hace hincapié en los desafíos que implica poner en línea a la “otra mitad” de la población mundial, observando que ha llevado más de 25 años poner en línea a casi la mitad del mundo – principalmente conectando a quienes viven en zonas urbanas y de fácil acceso. Será difícil poner en línea a una cuarta parte adicional de la población mundial en los próximos siete años con las actuales tasas de crecimiento demográfico del 5 % anual – especialmente en los países en desarrollo y menos adelantados.

Adquirir calificaciones y alfabetización digitales mínimas (Meta 4)

En el informe se cita la baja disponibilidad de datos relacionados con las calificaciones digitales, y se muestra cómo los promedios mundiales en materia de calificaciones digitales varían del 5,2 % (utilización de un lenguaje de programación) al 43,7 % (transferencia de archivos). Como tal, identifica la necesidad de definir lo que puede considerarse un “nivel mínimo de dominio de las calificaciones digitales” y de incrementar la recolección de datos para medir los avances de manera efectiva.

Utilizar servicios financieros digitales (Meta 5)

En el informe se cita el rápido crecimiento de la utilización de los servicios financieros digitales – en la actualidad el 15,8 % de la población mundial y el 21,4 % de la población adulta mundial, y se anticipa un crecimiento hasta el 40 % de la población mundial para 2025.

Poner a las empresas en línea (Meta 6)

En el informe se identifican los factores habilitadores clave para poner en línea a más empresas y pequeñas y medianas empresas. Esto incluye la creación de entornos legales y reglamentarios propicios, el aumento de las calificaciones y la alfabetización digitales, y la reducción de costes tales como los aranceles de importación sobre los equipos y servicios de telecomunicaciones/TIC.

Lograr la igualdad de género en el acceso a la banda ancha (Meta 7)

En el informe se destaca que, con arreglo a los datos más recientes disponibles, la brecha digital de género creció de hecho del 11 % en 2013 al 11,6 % en 2016; y que las mujeres son, en promedio, un 26 % menos proclives a utilizar la Internet móvil que los hombres. En el informe se detectan crecientes esfuerzos mundiales para resolver la brecha digital, incluida la Asociación Mundial EQUALS (www.equals.org), y así ofrece una visión optimista respecto del logro de la igualdad de género en el acceso a la banda ancha para 2025.

Consulta el informe ‘The State of Broadband: Broadband Catalyzing Sustainable Development’ de la UIT

Fuente: UIT

Compartir