Compartir

Agencias

Los responsables de seguridad informática de Canadá han declarado que su país no seguirá los pasos de Estados Unidos y Australia, y no vetará el uso de equipamiento y tecnología suministrados por el fabricante chino Huawei.

El periódico The Globe and Mail informa de que el país considera que ya tiene suficientes medios de protección para enfrentarse a los riesgos de hackeo o espionaje provenientes de China, que los Estados Unidos y Australia consideran un peligro para la seguridad nacional.

Scott Jones, director del Centro de Ciberseguridad Canadiense, ha declarado a los representantes gubernamentales que Canadá dispone de instalaciones de control superiores a las de sus aliados, y que estas se encargarán de examinar el equipamiento y el software de Huawei, a fin de impedir que se produzcan brechas de seguridad.

Ha añadido que Canadá disfruta de una relación muy avanzada con las operadoras de telecomunicaciones, “muy distinta de la de otros países”.

“Disponemos de un programa de trabajo muy exhaustivo para incrementar la seguridad en general, sobre todo con miras a la próxima generación de redes de telecomunicaciones.”

Jones ha efectuado sus declaraciones después de que se haya aprobado en los Estados Unidos una ley que prohíbe a los contratistas y agencias gubernamentales el uso de equipamiento proveniente de suministradores chinos. Las operadoras móviles estadounidenses también se enfrentan a una prohibición de facto que les impide comprar equipamiento de red a las firmas que tienen su sede en China, porque se considera que esto podría suponer un peligro para la seguridad nacional.

Australia ha seguido el ejemplo de los Estados Unidos y ha prohibido que Huawei y ZTE participen en el despliegue de infraestructuras móviles 5G en el país. Los Estados Unidos habían presionado a Canadá para que hiciera lo mismo.

Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda y Australia participan en una alianza de intercambio de inteligencia llamada Five Eyes (Cinco Ojos). Algunos consideran que Canadá infringirá sus obligaciones para con el grupo si no adopta medidas análogas.

Jones ha explicado que Canadá está tratando de explicar a sus socios que sus sistemas de control son suficientes para despejar todo temor.

Fuente: MWL

Compartir