Compartir

Agencias

Duros coletazos del “nuevo ambiente” que enfrenta la industria de telefonía móvil -luego que la autoridad revirtiera parcialmente el congelamiento de la banda 3,5 GHz- se vivieron el pasado jueves en la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel).

Al cierre de la jornada del jueves, el jefe de la división de Fiscalización de la Subsecretaría, Roberto von Bennewitz, presentó su renuncia al organismo, la que estuvo acompañada por la de la titular de Política Regulatoria del organismo, Geraldine González. Ambas salidas fueron conocidas durante la mañana del viernes.

Así, la subsecretaría se quedó en menos de 24 horas sin dos de los seis jefes de división, lo que deja en incertidumbre los próximos pasos de la institución.

De acuerdo con la versión de fuentes de la industria, la medida está relacionada con un hecho particular: Von Bennewitz es el hombre que estuvo detrás de la polémica decisión de Subtel de congelar el uso comercial de la banda 3,5 GHz, que había sido adjudicada a Claro, Entel, GTD (Telsur), Movistar, y VTR en 2001 y 2005, para prestar servicios de telefonía fija inalámbrica.

“A través de un proceso de fiscalización, la Subtel detectó que las concesionarias no están haciendo uso eficiente a nivel nacional de la banda 3,5 GHz (…). Así lo confirman mediciones realizadas por el departamento de Fiscalización, que arrojaron que de un total de 60 localidades monitoreadas a lo largo del país, el 73% no tienen señal y por ende no se encuentran en servicio ni operativos.

En ese contexto esta Subsecretaría ha tomado la decisión de suspender la explotación comercial sobre la banda”, informó Subtel en junio, cuando se tomó la decisión. Precisamente, el departamento de Fiscalización era el que encabezaba Von Bennewitz.

Pero tras esa decisión, la Subtel inició un proceso de consulta llamada Plan Nacional de Espectro que se hizo pública el 3 de octubre. Está revertía la resolución inicial y se decidió descongelar parcialmente la banda 3,5 GHz, lo que según expertos en la industria molestó a Von Bennewitz, quien además impulsar el congelamiento, buscaba a través de la consulta “promover efectivamente la competencia con una consulta más pro competencia que pro incumbente”.

La consulta, efectivamente disminuye la brecha entre empresas, pero no incentiva la competencia.

Cuatro meses en el cargo

Paralelamente Geraldine González, quien ya había tenido el mismo cargo cuando Jorge Atton lideró Subtel -en el primer gobierno de Piñera-, renunció junto con Von Bennewitz. Fuentes de la industria reconocen a González como una experta en telecomunicaciones, con más de 15 años en el sector.

Hasta julio pasado estuvo como jefa de la División Concesiones de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (Siss), pero tras la renuncia de Gonzalo Doña en Subtel, ella volvió a ocupar el mismo cargo que con Atton a pedido de la Ministra de Transporte y Telecomunicaciones, Gloria Hutt.

El quiebre en la institución es evidente, ya que Gidi se queda sin dos personajes clave en un momento que la industria está dividida. A esto se le suma la salida de uno de los abogados a cargo de la consulta presentada al Tribunal de Defensa de Libre Competencia (TDLC), Guillermo de la Jara.

Diversas fuentes del sector están con “bastante preocupación” por el momento actual dentro de Subtel. “Hay una situación muy complicada”, agregan.

En tanto, Roberto Gurovich, director de G&A Consultores, quien hace justamente unos días chocó con Geraldine González en un conversatorio, manifestó que “me preocupa que especialistas que son conocidos en la industria abandonen Subtel”.

Fuente: La Tercera

Compartir