Compartir

Asociaciones

El exitoso despliegue de los servicios ultrarrápidos 5G depende de que se llegue a tiempo con la cantidad y el tipo de espectro adecuados en el próximo año, advierte la GSMA en un informe sobre la situación de la industria publicado hoy. A medida que se intensifica la carrera para lanzar los servicios 5G, la GSMA destaca la necesidad de que los gobiernos, los reguladores y el sector de la telefonía móvil trabajen juntos para ofrecer una amplia cobertura y el pleno potencial del 5G para todo el mundo.

Según el documento “Espectro para 5G: posición de política pública de la GSMA“, los gobiernos de todo el mundo han comenzado a subastar espectro para las redes 5G. Sin embargo, dadas las variaciones en la cantidad de espectro que se ha asignado y las condiciones onerosas impuestas (además del costo del acceso a ese espectro), la velocidad, el alcance y la calidad de los servicios 5G podrían variar drásticamente entre países. Los países pioneros serán los primeros en aprovechar las importantes ventajas de la tecnología 5G -desde velocidades de banda ancha móvil similares a las de fibra y ciudades más inteligentes, hasta coches autónomos y fábricas digitalizadas-, y podrán cosechar importantes beneficios socioeconómicos, incluido el crecimiento del PIB. GSMA Intelligence prevé que en 2025 habrá 1300 millones de conexiones 5G, pero esto dependerá de que los operadores tengan acceso a un espectro suficiente.

En América Latina, si bien todavía cabe esperar un crecimiento significativo en las conexiones 4G durante los próximos años, el momento de trabajar para asegurar el espectro para 5G es ahora. El proceso de asignación y limpieza de bandas lleva tiempo y, si los países de la región no se involucran en la elección de las bandas en el escenario internacional actual, se verán obligados a implementar después lo que otros decidan.

“Los operadores necesitan con urgencia más espectro para ofrecer la inagotable gama de servicios que permitirá la tecnología 5G. El futuro del 5G depende en gran medida de las decisiones que tomen los gobiernos durante el próximo año, mientras nos acercamos a la CMR-19”, comentó Brett Tarnutzer, Head of Spectrum, GSMA. “Sin un fuerte apoyo gubernamental a la hora de asignar espectro suficiente a los servicios móviles de última generación, será imposible alcanzar la escala mundial que permita un 5G asequible y accesible para todos. Existe una verdadera oportunidad para la innovación a partir del 5G, pero esto depende de que los gobiernos se concentren en poner a disposición espectro suficiente, y no en maximizar los ingresos de las subastas para obtener ganancias a corto plazo”.

La GSMA describe varias consideraciones clave para los gobiernos y los reguladores, entre ellas:

1. La tecnología 5G necesita bandas de frecuencia más anchas para soportar velocidades más altas y mayor cantidad de tráfico. Los reguladores que pongan a disposición 80-100 MHz de espectro por operador en las bandas medias de 5G (por ejemplo, 3,5 GHz) y alrededor de 1 GHz por operador en las bandas milimétricas vitales (es decir, por encima de 24 GHz), serán los que brinden mayor respaldo a los servicios 5G más rápidos.

2. La tecnología 5G necesita espectro dentro de los tres rangos de frecuencias clave para ofrecer cobertura amplia y dar soporte a todos los casos de uso:

El espectro por debajo de 1 GHz para ampliar la cobertura de banda ancha móvil 5G de alta velocidad a través de las zonas urbanas, suburbanas y rurales, y para ayudar a apoyar los servicios de Internet de las Cosas (IoT).

El espectro de 1-6 GHz para ofrecer una buena combinación de cobertura y capacidad para los servicios 5G.

El espectro por encima de 6 GHz para servicios 5G como la banda ancha móvil de ultra alta velocidad.

3. Es fundamental que los gobiernos apoyen las bandas de 26 GHz, 40 GHz (37-43,5 GHz) y 66-71 GHz para móviles en la CMR-19. Resulta primordial contar con una cantidad suficiente de espectro 5G armonizado en estas bandas para permitir las velocidades 5G más rápidas, los dispositivos de bajo costo y el roaming internacional, así como para minimizar la interferencia transfronteriza.

4. Los gobiernos y los reguladores deberían evitar inflar los precios del espectro 5G (por ejemplo, mediante el establecimiento de precios de reserva de subasta elevados), ya que corren el riesgo de limitar la inversión en redes y aumentar el costo de los servicios.

5. Los reguladores deberían evitar la reserva de espectro para sectores verticales en bandas clave del espectro móvil; los enfoques de participación, como el arrendamiento, son mejores opciones cuando los sectores verticales requieren acceso al espectro.

“Los gobiernos y los reguladores tienen un papel importante para garantizar que los consumidores obtengan el mejor resultado del 5G”, añadió Tarnutzer. “Una vez que el espectro se haya asignado en la CMR, la concesión de licencias a nivel nacional, como la historia ha demostrado, puede tardar hasta 10 años. Por lo tanto, es fundamental que los gobiernos tomen las medidas adecuadas ahora”.

El documento “Espectro 5G: posición de política pública de la GSMA” está disponible (en inglés).

Compartir