Compartir

Agencias

El desarrollo y adopción de tecnología inalámbrica de la próxima generación y la infraestructura de soporte aumentará el crecimiento económico y la creación de empleos en los próximos años, de acuerdo al estudio “Accelerating Future Economic Value From Wireless Industry”, desarrollado por Accenture.

El estudio indica que sólo en Estados Unidos los proveedores de conexión inalámbrica invertirán US$275 mil millones en infraestructura los próximos 3 años, lo que podría crear 3 millones de empleos y aumentar el PIB anual a US$500 millones.

Según explicó el director ejecutivo de Telecomunicaciones de Accenture Chile, Danilo Pavlovic, “esa oportunidad tiene un importante potencial para el mercado local. De acuerdo con el reporte de Accenture, a nivel global, hacia el año 2022 habrá 500 millones de suscripciones al 5G, lo que representa el 15% de la población mundial. Esta es una gran oportunidad para la industria de telecomunicaciones. De esa forma, en los usos de IoT, desde mantenimiento predictivo hasta productos inteligentes, los proveedores de conexión inalámbrica jugarán un rol fundamental para permitir la conexión entre sensores, aparatos y centros de data y las personas”.

El informe sostiene que desbloquear el total potencial del 5G depende del impulso de la infraestructura necesaria. Así, sólo en Estados Unidos, acelerar el desarrollo de la infraestructura en un año, podría tener un impacto económico de US$100 mil millones en los próximos tres años.

En ese sentido, agrega, que tanto el mundo empresarial como los gobiernos deben cumplir un rol fundamental en la modernización de la infraestructura necesaria. La conectividad del 5G requerirá de un sistema de infraestructura inalámbrico significativamente más denso que el requerido por el 4G, para lo cual la modernización de la infraestructura será clave para disminuir el tiempo requerido para el despliegue de la red 5G, indica.

Pavlovic afirmó que “las redes de 5G crearán nuevos puestos de trabajo, impulsará nuevas industrias y beneficios económicos y para las comunidades a través de mejoramientos en una variedad de industrias, incluyendo las de Energía, Seguridad Pública y Transporte. Internet de las Cosas está íntimamente relacionada con los atributos del 5G. Para el año 2022, de los 29 mil millones de aparatos conectados que habrá, 18 millones estarán relacionados con IoT y los casos de mayor impacto de uso de Internet de las Cosas dependerán de los atributos de las redes de 5G”.

Los esfuerzos para implementar la tecnología 5G en Chile se han dado en medio de las diferencias surgidas entre la Subsecretaría de Telecomunicaciones y los operadores de telefonía móvil por el uso del espectro, conflicto que se encuentra a la espera de las definiciones que adopte el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TLDC).

Al respecto, José Otero, director para América Latina y el Caribe de 5G Americas, deslizó que por esa polémica es complejo que se implemente en Chile esa tecnología. “Mientras exista incertidumbre sobre el espectro, veo muy difícil que haya 5G en Chile”, sostuvo ayer tras reunirse con la ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt.

Aunque no quiso dar detalles sobre el encuentro, Otero mostró su preocupación por la ausencia de cronograma sobre implementación de 5G, lo cual dificultaría que esta tecnología móvil de alta velocidad se instale localmente en 2020, como eran las previsiones de la industria.

5G Americas es una organización compuesta por proveedores de servicios y fabricantes de la industria de las telecomunicaciones con operaciones en el continente americano, cuyo presidente realiza un par de visitas oficiales a Chile.

En Chile, sólo las compañías de telecomunicaciones Movistar, WOM y VTR (Liberty), son parte de 5G Américas.

Fuente: La Tercera

Compartir