Compartir

Por Nicolás Lucas, El Economista

El Instituto Federal de Telecomunicaciones licitará espectro adicional para comunicaciones inalámbricas fijo/móviles de nueva generación a partir del segundo semestre de 2019 y en la subasta de esas frecuencias habría oportunidad de participación para todos los actores del mercado.

Las señales que se pondrán a disposición de la industria en la licitación que viene son los 60 MHz de espectro sobre la banda de 2.5 GHz con cobertura regional y/o local que este año fueron recuperadas de sus concesionarios originales tras una serie de incumplimientos legales, técnicos o financieros por parte de ellos, mientras que el otro paquete tiene que ver con los 10 MHz de alcance nacional desde la banda de 1.7/2.1 GHz o AWS que significó el remanente de la licitación de espectro de los años 2015-2016, la IFT-3.

El regulador aun estudia el mecanismo con el que subastará las frecuencias; si de manera regional o nacional, o si un mismo jugador podrá llevarse toda la banda o sólo tramos de ella, esto para el caso de la 2.5 GHz. Pero ya se manifiesta que en respeto a los principios de competencia y concurrencia, todos los actores podrán, eventualmente, volverse licitantes interesados de esa licitación.

“Todavía tenemos que hacer los análisis; tomar en cuenta el valor del mercado y lo que se dio en otras licitaciones. Tenemos el interés en la licitación, pero no tenemos aún cuáles son los detalles. Inclusive, no está bien definido si lo disponible en 2.5 GHz va a ser por regiones celulares, por área de servicio local o por un bloque nacional, pero se tiene que empezar a hablar de que tenemos un montón de licitaciones en puerta y entre ellas, ésta”, platicó Alejandro Navarrete, director de la Unidad de Espectro Radioeléctrico del IFT.

Navarrete Torres admite que Telcel, como agente económico preponderante del sector de telecomunicaciones, y AT&T, como el mayor tenedor de frecuencias radioeléctricas en México para comunicaciones inalámbricas, sí podrían entrar al nuevo proceso licitatorio para conseguir más señales de 2.5 GHz y de AWS.

Esto, debido a que la composición del mercado se modificó tras las dos licitaciones de espectro para telecomunicaciones realizadas por el IFT entre 2015 y 2018, y de las que resultó que ambos operadores consiguieron espacio en ambas bandas y que además se detonó un uso más eficiente del espectro al provocarse también un intercambio de señales de AWS por las de 1.9 GHz entre Movistar y AT&T para unificar bandas y por tanto para crear eficiencias técnicas y financieras para estas dos compañías.

Con la IFT-3 de espectro AWS (1.7/2.1 GHz), el operador AT&T consiguió un bloque de 20 MHz en esa banda, mientras que Telcel se llevó 60 MHz entre las subbandas AWS-1 y AWS-3. Telefónica Movistar declinó participar en todo el proceso; AT&T definió después no ir por el bloque de 10 MHz que pronto se licitará y Telcel, por configuración de la IFT-3, no pudo competir por más de esas frecuencias.

En cuanto la IFT-7 de espectro en 2.5 GHz, AT&T consiguió dos bloques nacionales de 40 MHz y Movistar se hizo con un bloque de 40 MHz, mientras que Telcel decidió no entrar a la subasta por los impedimentos establecidos desde las bases de la IFT-7 y porque ya había comprado los 60 MHz de 2.5 de MVS Comunicaciones que le dieron cobertura en los mercados más importantes del país desde esa banda.

Tras la IFT-7, AT&T llegó a una cuota del 33.73% de las frecuencias para comunicaciones inalámbricas en su poder, por el 29.74% de Telcel, 17.36% de Movistar, 15.04% de Altán Redes y el resto, repartido entre otros operadores.

Para licitar la 2.5 y la 1.7/2.1 GHz, Alejandro Navarrete remarcó que el Instituto Federal de Telecomunicaciones tomará como referencia los resultados de la IFT-7, la tenencia espectral actualizada de los operadores, el alcance, regional o nacional, de los paquetes de espectro en subasta y las definiciones que arroje un estudio previamente mandado a hacer por el regulador para establecer políticas de precios de espectro más acordes a la realidad del mercado, además de que escuchará a las manifestaciones que en su momento presente el nuevo gobierno federal a través de la próxima dirigencia de la Secretaría de Hacienda con sus opiniones no vinculantes.

“No estamos en el momento para hacer la mejor determinación… Pero al final, hoy por hoy, Telcel no es el mayor tenedor de espectro para comunicaciones móviles en el país y eso podría abrirle la puerta a él”, platicó Alejandro Navarrete, de IFT. “Se tiene que hacer, otra vez, una revisión a la situación espectral, con base en las nuevas circunstancias del mercado”.

Fuente: El Economista

Compartir