Compartir

Por Nicolás Lucas, El Economista

Teléfonos de México podrá cobrar 0.0031 pesos por cada minuto de las comunicaciones originadas por los usuarios de terceras empresas, pero que concluyan en sus redes y a partir del 1 de enero de 2019.

La cifra fue definida por el Instituto Federal de Telecomunicaciones a través de una metodología de costos y luego de un mandato de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que en abril de este año determinó como inconstitucional la llamada “tarifa cero” fijada por el Congreso de la Unión en 2013-2014 para que los competidores de Telmex se interconectaran con sus redes a un precio de cero pesos.

Telmex estará ahora en la posibilidad de revertir parte de las pérdidas financieras que desde 2014 registra en el rubro de las entradas por interconexión, cuando la tarifa cero se hizo efectiva en su operación.

Pero la tarifa definida por el regulador es un indicativo de que los modelos de costos que el IFT utilizó deben evaluarse para determinar una cifra más apegada a la realidad de mercado y para que Telmex no sólo pueda recuperar los costos que implica el sólo hecho de interconectar redes, sino también la posibilidad de conseguir una ganancia, por muy estrecha que ésta pueda llegar a ser y aun siendo Telmex el agente económico preponderante en las telecomunicaciones fijas del país , coincidieron especialistas.

“Las nuevas tarifas de interconexión para 2019, que fueron determinadas con base en el mismo modelo de costos usado en años anteriores, parecen subestimar el valor real de estos servicios. Es buen momento para que el IFT inicie una revisión profunda de sus modelos tarifarios, porque es claro que éstos no están definiendo tarifas de interconexión óptimas (…) El desarrollo de nuevos modelos de costos de interconexión debe venir acompañado de un análisis económico-financiero que describa, modele y cuantifique el impacto que cada tarifa tiene sobre las variables clave de empresas: ingresos, rentabilidad, capacidad para hacer frente obligaciones de deuda, inversión en infraestructura de red y despliegue de nuevas tecnologías”, planteó Víctor Pavón-Villamayor, presidente de Oxford Competition Economics.

“Recordemos que las tarifas de interconexión determinan el nivel de recuperación de costos de la infraestructura involucrada y también determinan los incentivos de los operadores para seguir invirtiendo en esa infraestructura esencial y actualizarla. Tarifas de interconexión subvaluadas tienen un impacto importante (negativo) en la inversión de infraestructura”, añadió Pavón-Villamayor.

El IFT determinó hace unos días, con base en sus modelos de costos, que las tarifas aplicables a Telmex por la originación de las comunicaciones será de 0.003535 pesos; de 0.004465 pesos por el tránsito de las mismas y de 0.003151 pesos por la terminación de esas comunicaciones en sus redes propias. Estas tarifas tendrán una vigencia del 1 de enero al 31 de diciembre de 2019.

Telmex adolece en sus estados financieros por menores ventas en sus tiendas de electrónicos; por la aparición de nuevos competidores que a su vez han creado nuevos paquetes de servicio para el segmento fijo y por la desaparición o disminución de ingresos por interconexión.

La empresa ingresó 23,005 millones de pesos durante el tercer trimestre de 2018, 5.0% menos en comparación con el igual trimestre de 2017, 24,206 millones de pesos, cifra que ya entonces había caído 2.7% frente a la marca del tercer trimestre del 2016. La pérdida neta de Teléfonos de México para el tercer trimestre de 2018 se ubicó en 1,378.44 millones de pesos, desde 1,221.84 millones de pesos del tercer trimestre del 2017.

El EBITDA de la empresa, por su parte, reportó una reducción del 17.2% en el tercer trimestre, para situarse en 3,472 millones de pesos y desde 4,191 millones de pesos del trimestre julio-septiembre de 2017. Así, el margen de Telmex para el periodo quedó en 15.1 por ciento.

Por tanto, la tarifa impuesta por el Instituto Federal de Telecomunicaciones no sacará a Telmex de los números rojos, pero sí debieran aminorar esas cifras, dijeron los especialistas.

A su vez, en 2017 el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana dijo al IFT, cuando se suscitó la polémica por el tema de la separación funcional de Telmex, que la operadora ya había dejado de ingresar más de 2,590 millones de pesos por interconexión de voz entre 2014 y 2016. Previo a la reforma sectorial y a la aparición del regulador IFT, el antiguo rector del sector telecom mexicano, la Cofetel, había fijado una serie de tarifas con distinto monto en redes fijas, por ejemplo de 0.3951 pesos.

Ahora, con otro ambiente económico en el país, diferentes tasas de cambio de moneda y una fotografía distinta del mercado local de telecomunicaciones, la determinación de la tarifas de interconexión se vuelve un trabajo arduo para mantener la competencia sana en el mercado y permitir que el agente preponderante pueda recuperar costos y eventualmente consiga cierto margen de ganancia, consideró Gerardo Mantilla, especialista en telecomunicaciones.

“Con simple cálculo, esta tarifa significaría una reducción de más del 90% de las históricas cifras que existían antes de la reforma. Estas tarifas son un modo de mejorar los elementos de competencia entre empresa y los competidores, y uno de sus fines tiene que ver con la misión del IFT de que eliminar pagos por interconexión; eso permitiría a los competidores de Telmex poder ofrecer mejores servicios y una mayor diversidad de ofertas, pero hay que tener cuidado de que esos modelos no permitan después la recuperación de costos y mucho menos adviertan generación de ganancias”, platicó Gerardo Mantilla.

Fuente: El Economista

Compartir