Telefónica podría escuchar propuestas de Millicom, AT&T, Liberty y Entel como posibles pretendientes en Centroamérica

Compartir

Agencias

Telefónica mantiene la puerta abierta para escuchar las propuestas de los posibles pretendientes, tanto para colocar su filial centroamericana como para encontrar comprador para su negocio mexicano. Los ingresos que podría ingresar el operador español a través de estas desinversiones no estratégicas rondarían los 2.000 millones de euros, según las estimaciones de los analistas. Según datos del año pasado, las dos subsidiarias generaron un ingresos de 2.226 millones de euros en 2017, lo que representa el 4,2% del total de la facturación del grupo.

Respecto al futuro de las operaciones de Centroamérica -que integra las actividades de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Panamá-, Telefónica estaría dispuesta a considerar ofertas para su 60%, cuyo precio estimado de mercado oscilaría entre 700 y 800 millones de euros.

Según ha podido saber un periódico español de fuentes conocedoras de la situación, entre los nombres de las compañías que destacan como potencialmente interesados en crecer total o parcialmente en esa región no sólo se encuentra Millicom, como sugirió la semana pasada un alto directivo de la compañía. También conviene considerar las opciones de la chilena Entel y de las estadounidenses AT&T y Liberty.

Durante las próximas semanas, el referido póker de pretendientes estaría llamado a pujar para intentar hacer suyos unos negocios que Telefónica considera poner en valor, según otras fuentes. No obstante, ni Telefónica ni ninguno de los posibles candidatos aludidos realizaron

El objetivo final del grupo español consiste en reducir de forma acelerada una deuda que el pasado septiembre se situó en los 42.636 millones de euros.

Problemas de competencia

Las posibilidades de cada uno de los candidatos son muy distintas, unas veces por cuestiones de Competencia y otras por las dispares fortalezas financieras de cada potencial finalista. De esa forma, Millicom se encontraría con obstáculos por asuntos de concentración de mercado en el caso de que pretenda adquirir los negocios de Telefónica en Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica. La compañía con sede en Luxemburgo y Medellín ya opera en todos ellos, por lo que sólo lo tendría fácil en el caso de Panamá y Nicaragua.

Sobre el país del famoso canal, Millicom adquirió el pasado octubre el 80% del operador Cable Onda, por un total de 1.460 millones de dólares (1.288 millones de euros), operador considerado el líder de telecomunicaciones fijas y televisión de pago en aquel país. Es decir, Millicom tendría ahora en bandeja la posibilidad de ofrecer servicios convergentes en Panamá si alcanza un acuerdo con el negocio de móvil en ese mercado con el grupo español.

El responsable financiero de Millicom, Tim Pennington, durante unas recientes jornadas de Morgan Stanley, ya dejó escapar que los activos de Telefónica en Centroamérica tendrían un buen acomodo en su grupo.

La chilena Entel se postularía por crecer en Centroamérica, según apuntan  fuentes, ya que tendría a tiro la posibilidad de conquistar nuevos países al margen de su mercado doméstico y Perú. Por ese motivo, el líder de las telecomunicaciones chilena ha abierto recientemente una oficina en Miami para captar inversiones extranjeras con vista al crecimiento a través de adquisiciones. Por el contrario, la capacidad financiera de Entel podría jugar en su contra en función de los precios que se pongan sobre la mesa.

Las estadounidenses AT&T y Liberty aparecen siempre en casi todas las quinielas. Ambas disponen de capacidad para dar el salto a otros países a golpe de talonario, así como de tomar posiciones en unos mercados vecinos a EEUU.

Futuro en México

Es conocido que Telefónica evalúa de forma permanente el rendimiento de sus activos y eso incluiría una potencial venta de la filial mexicana, cuyo precio de mercado oscilaría entre los 1.100 y los 1.900 millones d euros, según estimaciones de los analistas. Ante la eventual puesta en valor de esos activos, y bajo el mandamiento de no malvender, Telefónica puede manejar ofertas del fondo Cerberus, entre otros grupos de capital riesgo. Asimismo, otras fuentes consultadas sitúan a la chilena Entel como posible interesada es un mercado dominado por dos operadores avasalladores: América Móvil y AT&T.

La posición de Telefónica en México atraviesa por horas bajas debido a la presión competitiva de los líderes del mercado, así como al precario despliegue de la red propia del grupo español en amplias zonas del país, en comparación con el operador propiedad de Carlos Slim.

La severa regulación que sufre Telefónica en el mercado azteca tampoco facilita el futuro del grupo español en aquel país. En la rueda de prensa presentación de resultados de Telefónica correspondientes a 2017, José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo del grupo, ya reconoció a preguntas que su compañía no “estaba satisfecha con la trayectoria en México”, país donde el operador registró “resultados peor de los esperados” en 2017, circunstancia de la que exculpó a su equipo. Además, sobre la batalla comercial que mantienen Claro y AT&T en México con una guerra de precios a la baja y una espiral de pérdida de valor, Telefónica ha preferido esquivar y concentrarse en optimizar las inversiones. Ante ese futuro, la opción de una buena venta por parte de Telefónica se antoja ahora digna de consideración.

Con información de eE

Compartir