Compartir

Por Claudia Juárez Escalona, El Economista

El nuevo gobierno, que encabezará Andrés Manuel López Obrador, recibe un sector de telecomunicaciones, en el que pese a que ha mostrado dinamismo y mayor competencia, las inversiones han ido a la baja; pasaron de 94,248 millones en 2012 a 63,351 millones de pesos en 2017, una caída de 32.8 por ciento.

La inversión en el sector de telecomunicaciones pasó de 86,714 millones de pesos en el 2016 a 63,351 millones de pesos en el 2017, una caída de 27 por ciento.

Al concluir el sexenio del expresidente Felipe Calderón, en el 2012, las inversiones fueron de 94,248 millones de pesos. Para el 2013, año en que se promulgó la reforma en telecomunicaciones, la inversión cayó a 65,381 millones de pesos.

En el 2014, ya con la promulgación de las leyes secundarias, nuevamente las inversiones se redujeron y sumaban 52,546 millones de pesos. Para el 2015, año en que AT&T concretó la compra de Nextel, la inversión creció a 78,184 millones de pesos.

De acuerdo con Ernesto Piedras, director de The Competitive Intelligence Unit (The CIU), “en un país como México, cuyo sector de telecomunicaciones le caracteriza un déficit en capital infraestructural, es importante promover todos los mecanismos fiscales, regulatorios, de competencia, comerciales, entre otros, para acelerar el flujo nacional e internacional de recursos productivos para su capitalización”.

Según la empresa de consultoría, de los 63,351 millones de pesos invertidos durante 2017, 97.1% (61,484 millones de pesos) correspondieron a agentes privados; el restante 2.9% es atribuible al ejercicio de recursos gubernamentales, es decir, inversión pública, destinada a programas de política pública de conectividad como México Conectado, proyectos de Infraestructura Pasiva, Red Troncal y el Sistema Satelital Mexicano.

El monto absoluto de recursos públicos (1,866 millones de pesos) durante 2017 fue 14.1% mayor que el 2016, pero aún por debajo del promedio realizado en los tres años anteriores (2013-2015).

La expectativa de The CIU es que al finalizar el 2018 se concrete un ejercicio de 1,187 millones de pesos, con lo que la inversión pública se reducirá 36.4 por ciento.

En el marco de la reforma del sector, de 2013, desaparecieron los cobros de las llamadas de larga distancia nacional, lo cual, en conjunto con la política de tarifas de interconexión, ha generado ahorros para los usuarios de telefonía fija y móvil.

Fuente: El Economista

Compartir