Compartir

Por Liliana Corona, Expansión

La reforma de telecomunicaciones que se puso en marcha durante el sexenio que está por terminar deja un balance positivo y con mayor beneficio para los usuarios que otras reformas de la administración de Enrique Peña Nieto.

“De todas las reformas, la que más puedo destacar sin lugar a dudas es la de telecomunicaciones. Tuvo aciertos, como permitir la inversión extranjera en telecomunicaciones al 100%, aunque la cobertura social va a ser una tarea de la nueva agenda”, señaló Sandra Rodríguez, directora de Tecno Jurídica en Telecomunicaciones.

Para las empresas, la reforma abrió la competencia tanto en los servicios de telecomunicaciones como en radiodifusión, ya que llegaron al país nuevas compañías globales como AT&T y Virgin Mobile.

Sin embargo, el acceso de toda la sociedad a las telecomunicaciones como un derecho —que se estableció en el artículo 6 de la Constitución— quedó pendiente. “El gobierno no diseñó ni implementó las políticas para cumplir esos objetivos”, opinó Jorge Bravo, director editorial de Mediatelecom.

Pero con estas deficiencias y objetivos dejados a medias, los resultados para los consumidores finales se tradujeron en ahorros en los servicios de telecomunicaciones. “De junio de 2013 (cuando se promulgó la reforma) a junio de 2018, los precios de comunicaciones en su conjunto cayeron más de 25%, mientras que la inflación creció 21.3%”, señaló el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), el regulador del sector.

En ese periodo, la eliminación de la tarifa de larga distancia y el descenso de 43% en el precio de la telefonía móvil contrastaron con el aumento en el precio de la gasolina, los altibajos en el gas LP y el aumento las tarifas eléctricas para la industria.

Ahora, los especialistas piden a la nueva administración que también se atiendan los pendientes. “Algo en lo que había mucha expectativa y donde no se logró el resultado esperado es un programa del Indaabin que ponga a disposición de todos los operadores todos los edificios públicos de gobierno. De 11,000 inmuebles, se ha rentado muy poco de ellos”, lamentó Simón Masri, presidente y director general de C3ntro Telecom.

La convergencia plena, es decir, que todos los operadores puedan brindar los servicios de telefonía fija, internet y televisión de paga, es otro pendiente que le tocará atender a la próxima administración. Esto incluye la solicitud de Telmex, la firma de Carlos Slim, de brindar televisión de paga para competir frente a izzi o Megacable. “Cuando realmente habrá competencia plena es cuando todas las empresas estén compitiendo con la misma cantidad de servicios”, dijo Rodríguez.

Pero el grupo de Slim domina el mercado en los servicios fijos y móviles, en los que América Móvil, dueña de Telmex, tiene casi dos tercios del sector. Esto pone en riesgo la reforma, porque “en un escenario de alta concentración de mercado, existen limitados incentivos para que este operador ejerza montos óptimos de inversión”, señaló en un documento Ernesto Piedras, director general de la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU).

Fuente: Expansión

Compartir