Compartir

Agencias

Ericsson ha advertido que la 5G podría terminar en fracaso y en elevados costes económicos si no se dispone de espectro, y más específicamente de frecuencias de banda alta.

Chafic Traboulsi, director de redes del gigante de las infraestructuras en Próximo Oriente, ha lanzado una severa advertencia a la industria, en un momento en que las operadoras preparan el despliegue de la tecnología de redes móviles de la siguiente generación.

Según Traboulsi, “la realidad es que si no prestamos atención a las frecuencias que se usarán en la 5G, entonces la 5G fracasará. Para alcanzar el éxito de verdad, tenemos que conseguir que los organismos reguladores busquen las bandas más altas. Necesitamos las ondas milimétricas. Sin esas frecuencias no conseguiremos el éxito.”

Traboulsi también ha destacado otros desafíos derivados de la 5G, como por ejemplo asegurar que las operadoras protejan las inversiones que han realizado en redes 4G. De hecho, el directivo de Ericsson subraya la necesidad de “tener cuidado con la 4G”, porque la mayoría del tráfico móvil de los próximos años pasará por dicha tecnología.

Observa que el “Massive MIMO funciona con la 4G […] puede empezar ahora mismo […] para eso no necesitamos la 5G”.

Indica que otro de los retos a los que se enfrentan las operadoras es el de añadir capacidad ante una demanda de tráfico cada vez más grande.

Y por supuesto aún nos preguntamos cuáles serán los nuevos casos de uso que se volverán posibles con la 5G y cómo los monetizarán las operadoras. Traboulsi afirma que “el problema de la 5G, en realidad, no es la tecnología. El problema es que no está claro cómo lograremos que sea rentable.”

Fuente: MWL

Compartir