Compartir

Agencias

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), informa que la facturación de la industria de la conectividad y los contenidos alcanzó los 6.083 millones de euros, a pesar de la pujanza de los servicios de mayor valor añadido: la televisión de pago y la fibra óptica. Ambas ofertas, siempre vinculadas a los paquetes quíntuples de servicios, también ofrecen una saludable trayectoria, ya que este tipo de ofertas integradas alcanzaron los 5,9 millones de hogares (632.000 más que doce meses atrás). En esos casos, los usuarios pagaron en una única factura sus servicios de telefonía fija, móvil, banda ancha fija y móvil y televisión de pago.

Del escandallo por operadores se desprende que el grupo MásMóvil elevó sus ventas minoristas un 17,4% de un año para otro , para elevar su cuota de negocio hasta el 6%. Por su parte, “Movistar mantuvo su nivel de ingresos y aumentó ligeramente su cuota hasta el 43%, mientras que Vodafone y Orange perdieron cuota de mercado”.

La fibra óptica, imparable

Las mejores noticias del trimestre vienen de la mano de los accesos de fibra óptica, que fueron las únicas conexiones que crecieron entre las redes de nueva generación en el trimestre (el 22%) y que ya superan las 8,1 millones de contratos operativos. En total, la banda ancha fija creció el 3,5% entre los referidos meses de julio a septiembre de 2018, con 14,8 millones de líneas, lo que supone una penetración del 31,7 por ciento de la población. Además, se ha mejorado la velocidad media del parque, con 6,6 millones de líneas con 100 Mbps o más, con el 71,8% del total con conexiones superiores a los 30 Mbps.

La alta concentración del sector de las conexiones fijas vuelve a confirmarse en el tercer trimestre ya que sólo los tres gigantes del negocio (Movistar, Orange y Vodafone) se reparten el 90% del total. Si a los anteriores se añaden el Grupo MásMóvil y el grupo Euskaltel, el porcentaje alcanza el 99%.

Mandan los datos móviles

En telefonía móvil, se confirma la tendencia de trimestres anteriores en los que la voz pierde relevancia frente a los datos. Así, los ingresos de la banda ancha móvil aumentaron el 8,8% mientras que los propios de la telefonía móvil de voz se contrajo el 75. De esa forma, las líneas celulares con datos ya alcanzan los 45,8 millones de conexiones, un 4,1% más que hace doce meses. Por su parte, el parque de telefonía móvil se sitúa en 54 millones, un 1,8 millones de líneas más que el año anterior. A lo largo del año, Movistar se ha sumado al tradicional tándem vencedor en las batallas de la portabilidad (formado por el Grupo MásMóvil y los OMV), mientras que Orange y Vodafone continuaron perdiendo líneas. Las líneas celulares para conectar objetos, conocidas como M2M (machine to machine) ya suman 5,6 millones de conexiones, un 16% más que en el tercer trimestre de 2017.

Tropiezo de la TV en abierto

Respecto a los servicios audiovisuales, los ingresos cayeron el 2,2% interanual, impactado especialmente por el peor rendimiento de la televisión en abierto, que vieron esfumar el 4% de su facturación, con 339,8 millones de euros. Por su parte, las televisiones de pago redujeron sus ventas el 2,1% hasta los 511,9 millones, a pesar de que el número de suscriptores creció en 232.000 contratos, hasta los 6,9 millones de abonados. Tradicionalmente, el mes de verano es el peor del año para las televisiones de pago ya que coincide con el parón de las principales competiciones futbolísticas.

Fuente: eE

Compartir