Compartir

Agencias

El grupo Millicom, que opera sobre todo en América Latina, entiende que su negocio básico está experimentando un crecimiento orgánico sano, si bien el mercado de divisas y la adopción de nuevos criterios de contabilidad han afectado negativamente a sus resultados en el 2018.

La firma prevé idéntica solidez para el 2019 y cuenta con que la expansión de su clientela y de sus redes de datos de alta velocidad continúe. De acuerdo con sus estimaciones, el crecimiento de los ingresos por servicios orgánicos en el segmento latinoamericano debería ser de un 3-5%, mientras que el del EBITDA se situaría en el 4-6%.

Mauricio Ramos, consejero delegado, se declara “satisfecho en extremo por el buen rendimiento que hemos obtenido en muchos frentes durante el 2018. Hemos alcanzado todas nuestras metas operativas y financieras, y hemos dado grandes pasos hacia el objetivo de centrar nuestras operaciones en América Latina, lo que ha comportado desinversiones en Ruanda y Senegal, y la adquisición de Cable Onda en Panamá.”

Millicom aún tiene alguna actividad en África (Tanzania y Chad).

Las acciones de la firma cotizan en la bolsa de valores Nasdaq desde enero.

Beneficios

Ha informado de pérdidas netas de 94 millones de dólares (unos 83 millones de euros) durante el cuarto trimestre, frente a beneficios de 69 millones de dólares (unos 61 millones de euros) en el año anterior, sobre ingresos que han disminuido en un 4,4% hasta situarse en 1.000 millones de dólares (unos 890 millones de euros).

El descenso en los beneficios se ha atribuido al debilitamiento de las divisas de la mayoría de sus mercados y a la adopción de nuevos criterios de contabilidad.

Los gastos operativos se han incrementado en un 14% interanual hasta 460 millones de dólares (unos 408 millones de euros), debido a un desembolso de unos 50 millones de dólares (unos 44,5 millones de euros) por la adquisición de Cable Onda, así como a la cotización bursátil en los Estados Unidos y a la reestructuración de sus negocios regionales en África.

Por otra parte, los ingresos operativos se han resentido de un descenso en las ganancias generadas por la venta de torres de telecomunicaciones, inferiores a las del cuarto trimestre del 2017.

En lo que respecta al año completo, Millicom informa de pérdidas netas de 10 millones de dólares (unos 8,9 millones de euros), frente a beneficios de 86 millones de dólares (unos 76 millones de euros) en el año anterior, sobre ganancias que se mantienen en 4.100 millones de dólares (unos 3.635 millones de euros).

Las divisiones latinoamericanas han conseguido 3,2 millones de nuevos clientes de 4G en el 2018, lo que excede el objetivo de 3 millones que ellas mismas se habían fijado, y al finalizar el período contaban con 32,4 millones de clientes de telefonía móvil empresa-consumidor. Aproximadamente un 52% de ellos utiliza servicios de datos.

Millicom también ha ampliado su clientela de servicios de cable. Ha sobrepasado su objetivo de 400.000 relaciones con clientes (que ya se había incrementado frente a una estimación previa de 300.000) con un total de 406.000.

Como mínimo una firma, Liberty Latin America, ha mostrado interés por adquirir Millicom desde el inicio del 2019, si bien después parece haber abandonado dicho propósito sin llegar a presentar una oferta.

Fuente: MWL
Imagen: Internet

 

Compartir