Clientes Movistar Costa Rica conservarán sus condiciones hasta el término de sus contratos

Compartir

Agencias

Aunque eventualmente cambie de manos, los clientes de la empresa Movistar conservarán las condiciones que están pactadas en sus contratos hasta el vencimiento de los mismos.

Estos contratos son inalterables, por lo que el nuevo dueño deberá garantizar la continuidad y calidad de los servicios, especialmente en los clientes pospago, que son de largo plazo.
Así destaca en el Contrato de Concesión suscrito entre la empresa Telefónica y el Estado costarricense.

Juan Manuel Campos, consultor de Telecomunicaciones, explicó que una vez terminados esos contratos la nueva empresa sí podrá ofrecer nuevas condiciones o restricciones, o bien, mantener las mismas que venía ofreciendo.

“Los usuarios mantienen su derecho de libertad de elección y podrán migrar hacia otro operador en el tanto no tengan obligaciones contractuales vigentes con el operador que saldría del mercado”, comentó.

Una vez que venzan los contratos, la empresa que compra podrá tener ofertas para retener clientes o dar acceso a contenidos exclusivos como parte de su estrategia.

El miércoles las empresas Millicom (que opera bajo la marca Tigo) y Telefónica (dueña de Movistar) anunciaron el proceso de compraventa de las operaciones de Costa Rica, Nicaragua y Panamá en una transacción por $1.650 millones (más de un ¢1 billón).

Proceso de compraventa

El camino que debe seguirse para compraventa es el establecido en el artículo 20 de la Ley General de Telecomunicaciones que exige que la operación debe ser aprobada de previo por el Poder Ejecutivo, luego de consultar a la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel).

El contrato suscrito entre Telefónica y el Estado exige que el operador (en este caso Telefónica) debe de haber operado en el país por un mínimo de dos años y que el nuevo operador cumpla con los mismos requerimientos que se le exigieron a Movistar. Además, la cesión no debe afectar la competencia efectiva en el mercado.

Adicionalmente a estos trámites y de previo a asumir la operación en Costa Rica, Millicom debe solicitar autorización a la Sutel para que se pronuncie sobre la concentración en el mercado conforme lo establece el artículo 56 de la Ley General de Telecomunicaciones

Tanto en la cesión como en la concentración no se requiere de un nuevo proceso licitatorio y los usuarios están protegidos porque sus contratos no podrán variar.

Largo análisis

Tras conocer el anuncio de la transacción, la Sutel informó que iniciará el análisis técnico para definir si esta eventual cesión cumple con lo establecido en la Ley. No existe un plazo para concluir esta etapa.

“Como reguladores del mercado de las Telecomunicaciones, tenemos la obligación de velar por el interés del usuario y garantizar la continuidad del servicio a los clientes de Movistar”, explicó Gilbert Camacho, presidente del Consejo de Sutel.

Al Consejo le corresponde recomendar al Poder Ejecutivo si la cesión procede o no. Para aprobar la cesión se deberán constatar como mínimo los siguientes requisitos:

Que el cesionario reúne los mismos requisitos del cedente.

Que el cesionario se compromete a cumplir las mismas obligaciones adquiridas por el cedente.

Que el cedente haya explotado la concesión por al menos dos años y haya cumplido las obligaciones y demás condiciones fijadas para tal efecto en el contrato de concesión.

Que la cesión no afecte la competencia efectiva en el mercado. Autorizada la cesión, deberá suscribirse el respectivo contrato con el nuevo concesionario.

Fuente: CR Hoy

Compartir