Compartir

Agencias

Si alguien dudara de la importancia que ha alcanzado la telefonía móvil y de su proyección a futuro, solo tendría que darse una vuelta, por estos días, por Barcelona. Durante cuatro días, en esta ciudad se congregan más de 100.000 asistentes de 150 países para tomar parte en el Mobile World Congress (MWC), el salón más importante dedicado a esta industria en permanente revolución.

El impacto del MWC va mucho más allá de Barcelona, en donde crea unos 15.000 empleos temporales cada año. Puede que ya no sea la cita total que fue en el pasado (muchos fabricantes han optado por hacer sus lanzamientos en solitario), pero sin duda es el escenario esencial para comprender el estado de la industria y, sobre todo, su proyección a futuro.

Este año, el lema del evento es ‘Intelligent connectivity’ (Conectividad inteligente). Bajo él se aunan líneas temáticas como inteligencia artificial (IA), Internet de las Cosas (IoT) y 5G, en las que la industria apuesta con fuerza.

Pero, como cada año, son los terminales los que se roban el show. En la edición 2019, las cámaras y las superficies flexibles marcaron la parada, con los chinos liderando la carrera.

Huawei

Sabíamos que el P30 no iba a ser presentado en Barcelona (tendrá su propio lanzamiento a finales de marzo, en París), pero Huawei escogió mostrar en el WMC su Mate X, el primer plegable de su historia. Resultó ser una versión 5G que impresionó por sus especificaciones… y su precio, que rondará, según se informó, los 2.500 dólares. Hace apenas una semana, Samsung mostraba en San Francisco su Galaxy Fold, y ahora que hay no uno sino dos modelos en el mercado, la era del smartphone plegable está oficialmente aquí.

Nokia

Lo que Nokia trajo a Barcelona fue un batallón de lanzamientos, en el que se destaca el 9 PureView, cuya seña distintiva es un array de 5 cámaras traseras. Es un concepto interesante, si bien falta ver cómo se traduce en más calidad fotográfica. todos los otros modelos de la finlandesa apuntan a la economía o, de plano, a la nostalgia. Así, hay que enumerar el 1 Plus, el 4.2, el 3.2 y el 210, un guiño retro a uno de sus modelos más famosos. Se trata de un feature phone, un teléfono sin funciones smart, que representa una declaración de la firma en favor de este segmento, que todavía usan unos 40 millones de personas.

Xiaomi

La firma china no esperó y se lanzó a las aguas del 5G con el Mi MIX 3 5G, que se vuelve una especie de flaghship de facto, pues se acerca con sus especificaciones al excelente Mi 9 pero lo supera al usar redes de quinta generación. Es, por supuesto, un a consideración trivial en países que, como Colombia, verán pasar años antes de un despliegue significativo de esta tecnología.

Oppo

Otra firma china y el anuncio de otro smartphone 5G. Sin embargo, la verdadera novedad de esta marca en el MWC es sus sistema de zoom ‘lossless’, que no es otra cosa que un sistema híbrido, mitad óptico, mitad digital, que promete un acercamiento de 10x sin pérdida de calidad. Según se explicó se necesita el trabajo combinado de tres sensores (un gigante de 48 MP, un gran angular de 120 grados y, claro, un teleobjetivo como tal), a los que se suma un sofisticado sistema de mejoramiento de imagen. Ver para creer.

LG

La surcoreana tomó un atajo al campo de los plegables y adelantó su V50 ThinQ, que de plegable tiene la bisagra, si bien ninguna de sus dos pantallas se dobla. También oficializó el G8 ThinQ, que incorpora sustanciales mejoras de hardware frente al ya notable G7.

Fuente: El Tiempo

Compartir