Compartir

Agencias

El Gobierno de Estados Unidos y Huawei están luchando por tiempo de transmisión en una guerra verbal por la seguridad de la red en la mayor feria comercial de la industria telefónica.

Los operadores de telecomunicaciones del MWC Barcelona están atrapados en medio del conflicto, que se ha convertido en un relámpago para la guerra comercial más amplia entre China y EE.UU. A mitad de la conferencia del martes, ambas partes expusieron sus argumentos más sólidos.

La administración de Trump pidió a ejecutivos y gobiernos que rechacen a Huawei y sus colegas chinos cuando construyan nuevas redes. Robert Strayer, quien dirige la política de seguridad cibernética en el Departamento de Estado de EE.UU., señaló que los funcionarios estadounidenses tienen “preocupaciones importantes” sobre el espionaje ordenado por el Estado, en una reunión informativa con periodistas.

“La ley china requiere que estas empresas apoyen y asistan al vasto aparato de seguridad de Pekín”, comentó Strayer. Estados Unidos ha hecho “grandes avances” al hablar con los gobiernos sobre la necesidad de construir redes seguras, indicó.

Más temprano, el presidente rotativo de Huawei, Guo Ping, ofreció lo que podría haber sido su defensa más audaz hasta la fecha a las acusaciones de Estados Unidos de que los productos de la compañía con sede en Shenzhen podrían usarse para espionaje. Estados Unidos no tenía “ninguna evidencia” que respaldara esas afirmaciones, declaró Ping en un auditorio repleto de asistentes.

Ping incluso pasó a la ofensiva, señalando una ley federal de Estados Unidos que obliga a las empresas de tecnología de ese país a proporcionar a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley los datos solicitados almacenados en los servidores, incluso si se encuentran en un territorio extranjero.

“Espejito, espejito, ¿quién es el más confiable de todos?”, preguntó Ping, provocando risas y aplausos dispersos. “Es una pregunta muy importante y si no contesta, puede ir y preguntarle a Edward Snowden”.

Snowden, exsubcontratista de la Agencia de Seguridad Nacional, filtró documentos en los que revelaba el uso por parte de la institución de equipos de telecomunicaciones fabricados en EE.UU. para espionaje.

Operadores como Deutsche Telekom, Telefonica y Vodafone han utilizado los equipos de Huawei durante años y están a punto de invertir miles de millones de dólares en la construcción de redes inalámbricas de quinta generación. Entonces, en el MWC Barcelona, los ejecutivos de telefonía están tratando de hablar con una sola voz, advirtiendo que necesitan acceso a varios proveedores y que vetar a Huawei supondría el riesgo de retrasar la tecnología 5G en la región.

El director ejecutivo de Vodafone, Nick Lee, señaló que los operadores necesitan “un grado de elección” a la hora de comprar equipos. En una entrevista, Mari-Noelle Jego-Laveissiere, directora general de tecnología e innovación de Orange, dijo que cualquier prohibición de los equipos de la empresa china sería “perjudicial” para la región.

Fuente: Bloomberg

Compartir