Compartir

Por Nicolás Lucas, El Economista

El Instituto Federal de Telecomunicaciones acató formalmente una sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que le ordenaba prorrogar y modificar la concesión de espectro para televisión de paga de Comband S.A. de C.V., con lo que esa subsidiaria de MVS Comunicaciones está ahora a un paso de transmitir en la televisión abierta de la Ciudad de México y su zona metropolitana a través de un canal propio, más allá del 6.4 digital que desde julio de 2018 renta al Grupo Multimedios para difundir el canal MVS-TV.

La determinación del IFT se da luego de que la SCJN le ordenara en octubre de 2018 volver a discutir y conceder a la filial de MVS su petición de 2014 sobre incursionar en la TV abierta capitalina, con base en un argumento de convergencia tecnológica que se amparaba en la nueva legislación en telecomunicaciones recién promulgada a mediados de ese mismo año, pero que el regulador había negado en noviembre de 2014 con el argumento de que la condición número 6 del título de concesión del entonces Canal 52Mx de MVS establecía que su concesionario sólo estaba facultado para transmitir en TV restringida, entre otros argumentos regulatorios que frenaron esa posibilidad.

Un vocero de MVS Comunicaciones declinó comentar sobre este tema, en tanto la empresa no haya recibido la notificación formal de parte del IFT y conozca los detalles establecidos por el regulador para que MVS migre a la TV abierta capitalina con su propio canal.

El IFT atendió el mandato de la Suprema Corte y el 23 de enero de 2019 resolvió que sí es procedente conceder a Comband S.A. de C.V. la solicitud para transmitir en televisión abierta y entonces continuará este proceso de habilitación con las condiciones generales para la nueva concesión; también con la determinación de la contraprestación, en su caso, aplicable para transmitir en abierto y todo ello tendrá que aceptarlo Comband, si así conviene a sus intereses, para entonces proceder a emitir el título definitivo de concesión, con lo que ahora está en manos de la filial de MVS atrasar o acelerar su ingreso a la televisión abierta de la CDMX vía un canal propio, por primera vez en sus más de 50 años de historia como grupo mediático.

Más atrás en el tiempo, el jueves 6 de diciembre de 2018 quedó registrado en la Unidad de Concesiones y Servicios del IFT la modificación de título de concesión de Comband que autoriza a esta empresa “mover” de frecuencia al entonces Canal 52Mx –que en noviembre de ese mismo año fue sustituido por MVS-TV–, del canal físico 51 y la banda de frecuencias de los 692-698 MHz, al canal físico 2 y el espectro de los 54-60 MHz, con lo que una vez que la Unidad de Medios y Contenidos Audiovisuales del Instituto Federal de Telecomunicaciones habilite el canal virtual de TV abierta para Comband, que será el que sintonicen los televidentes en sus aparatos, éste se difundirá a través del canal físico 2.

De esta manera, MVS utilizará el canal físico 2 para transmitir desde ahí sus contenidos en el canal virtual 10, 12, 13 o más allá del número 20, debido a que TV Azteca, Televisa, Imagen TV, Multimedios, Canal Once, el empresario Francisco Aguirre y el Sistema Público de Radiodifusión (SPR) ya son titulares de los canales virtuales 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 11 y 14 y sus subcanales con cobertura en la Ciudad de México.

Con su ingreso a la televisión abierta de la capital, MVS habrá concluido una pelea de cinco años en tribunales contra una decisión del órgano regulador para transmitir esa modalidad y estará en línea de acceder a oportunidades tecnológicas y de mercado, también retos, que otros operadores de televisión ya viven aquí.

Su ingreso al mercado de TV abierta más importante de Latinoamérica por los 24 millones de televidentes que miran televisión aquí, en principio, será resultado de la convergencia tecnológica y las interpretaciones de reguladores y tribunales a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR).

En octubre de 2018, la Segunda Sala de la Suprema Corte definió que MVS Comunicaciones pudo demostrar vulneraciones a sus derechos con base en los artículos 1, 6, 14, 16, 17 y 28 de la Constitución y que también puede llevar al 52Mx al abierto con base en el 158 de la LFTR, lo que abogó desde 2014.

MVS-TV de Comband estará ahora en una posición privilegiada para llegar a más televidentes, para crecer la competencia en el negocio de la televisión abierta capitalina, para fortalecer a Dish como su servicio de televisión de paga con un canal piloto en abierto; también para multiplexar o “dividir” en más señales el canal que pronto tendrá en abierto y esperar también a que otros sistemas de TV restringida retomen su señal, si cumplen con los parámetros regulatorios del must carry y must offer y así llegar a la escala nacional.

Inclusive, MVS posteriormente estará en una posición ideal para vender el canal o para idear nuevas estrategias de negocio gracias a los nuevos adelantos tecnológicos que pronto llegarán al país, como es el estándar 3.0 que en Estados Unidos será una realidad en 2020 para la televisión abierta.

Y ahora mismo, una empresa relacionada con el grupo América Móvil –pero sobre las que no pesan regulaciones de preponderancia– ha solicitado a fines de 2018 el permiso para acceder a la venta de contenidos audiovisuales, entre ellos de televisión, y de conseguirlo, un escenario de negocios que involucre al canal de MVS y una subsidiaria de AMX no sería disparatado.

Fuente: El Economista

Compartir