Compartir

Por Itzel Castañares, El Financiero

Tras la aprobación del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) de la fusión entre Walt Disney y 21st Century Fox en México, bajo la condición de venta de la división de Fox Sports, expertos en el sector remarcaron que el instituto debe aclarar que Grupo Televisa no puede adquirir dicho negocio deportivo.

De acuerdo con Bloomberg, el IFT aprobó la compra de los activos de entretenimiento de 21st Century Fox por parte de Walt Disney por 71 mil millones de dólares. Como condición, estableció que ambas compañías acepten vender los canales y derechos de programación de Fox Sports en México.

En ese sentido, la agencia explicó que el instituto determinó que la propiedad de ESPN por parte de Disney crearía una concentración y dejaría a Grupo Televisa como el único competidor en ese mercado específico.

Al respecto, Ramiro Tovar, analista experto en temas de telecomunicaciones, consideró que, si bien pudo haberse dado la fusión sin condiciones, es prioridad que la autoridad reguladora precise que Grupo Televisa, en su calidad de agente económico preponderante en radiodifusión, no pueda adquirir el negocio de deportes de Fox.

“Si el IFT decide que se debe vender (Fox Sports), no debe de ser adquirido por el preponderante de radiodifusión ni por cualquiera de sus subsidiarias, de tal suerte que Fox Sports se mantenga como un elemento de competencia”, apuntó.

En ese sentido, Tovar detalló que el valor agregado que tiene la televisora, más allá de los deportes en sí, son un elemento que lo posiciona por delante de cualquier otro jugador.

Sobre el tema, Gonzalo Rojón, socio director de The Competitive Intelligence Unit (CIU), opinó que si bien la aprobación del acuerdo era un paso natural en México, lo que debe definirse es el cómo de la fusión, a fin de señalar quién sí y quién no tiene posibilidad de adquirir Fox Sports.

“Es importante definir si va a ser posible que todos lo puedan adquirir o va a haber restricciones, y en ese caso pienso en los preponderantes, tanto de radiodifusión como de telecomunicaciones, si es posible que puedan adquirirlo o no, y ese tipo de condiciones me parecen necesarias”, dijo.

Por otra parte, Ana Lilia Moreno, experta en temas de competencia, comentó que la aprobación con condiciones de desinversión -con la poca información que hay hasta ahora- es una decisión razonable por parte del instituto.

“Nos habla de un análisis profundo sobre los posibles efectos que podría tener la concentración de aprobarse sin las condiciones, esto es que, en sus efectos, el IFT sí contempló consecuencias contraproducentes en los mercados por un posible incremento en poder de mercado”, agregó.

Hasta el cierre de esta nota, el IFT no se había pronunciado sobre la resolución derivada de la discusión en el Pleno el pasado lunes sobre la fusión entre Disney y Fox.

Fuente: El Financiero

Compartir