Compartir

Agencias

Sin tregua ni reposo. El grupo Telefónica deberá pelearse con sus más directos rivales, durante los 12 próximos meses, para acaparar la mayor cantidad posible de frecuencias radioeléctricas. Durante ese periodo de tiempo, el grupo español está llamado a invertir de forma intensa en la adquisición de la materia prima con la que reforzar su futuro negocio del 5G en sus principales mercados.

De esa forma, la multinacional española podría superar con creces los 538 millones de euros desembolsados en la compra de frecuencias durante 2017 o los más de 868 millones de euros destinados el año pasado en los mismos fines.

En lo que resta de año, Telefónica deberá atender procesos de compra de frecuencias en Alemania, Argentina, Perú y Chile. Pero el grueso del esfuerzo se citará en la primavera de 2020, ya que la teleco afrontará tres exigentes subastas de 5G entre el primer y segundo trimestre del próximo año: España, Reino Unido y Brasil.

Asimismo, a la referida lista de compromisos para adquirir espectro de 700 MHz durante los doce próximos meses podrían añadirse otros mercados, según vayan decidiéndose los países latinoamericanos implicados.

En vilo por Alemania

La más inmediata de las subastas que movilizará a Telefónica se celebrará en Alemania, país donde se encuentra paralizado dicho reparto por la impugnación de nueve operadores, incluido Telefónica Deutschland.

Entre los asuntos más controvertidos de la redacción de la subasta se encuentran las distintas exigencias de cobertura, en áreas urbanas, rurales y autopistas, así como la obligación de negociar la itinerancia nacional y la compartición de redes. Esas circunstancias trastocan los planes iniciales del Gobierno germano que fijaban el inicio de las subastas en apenas 10 días (19 de marzo). Cuando se despejen las referidas incertidumbres, Deutsche Telekom, Vodafone, Telefónica Deutschland y Drillisch deberán verse las caras para repartirse un total de 420 MHz en las bandas de 2 GHz y 3,6 GHz.

A lo largo de este mes también se espera conocer el proyecto por el que Chile prevé adjudicar 60 MHz de las bandas de 700 MHz y 3,5 GHz. En función de esa redacción, Telefónica debería preparar su chequera para pujar en cuanto se conozca la fecha de la subasta.

El objetivo del gobierno chileno consiste en encender su 5G en 2020, por lo que durante este año deberá publicar las bases de las licitaciones, así como realizar el concurso y adjudicar las frecuencias de las bandas de 3,6 GHz y 28 GHz. Lo anterior no impedirá que también se utilicen para el mismo fin el resto de las frecuencias (desde los 700 MHz hasta los 2.600 MHz), así como 150 MHz de 3,4-3,8 GHz y 850 MHz de 28 GHz.

También se prevé la salida de caja en Telefónica para la compra de frecuencias en Argentina, correspondientes a posibles subastas de espectro previamente reservado para la empresa pública Arsat: 20 MHz en la banda nacional de 700 MHz, 50 MHz en la banda nacional de AWS y 20 MHz en la banda regional de 1900 MHz.

Entre finales de 2019 y principios de 2020, Perú espera otro proceso de adjudicación de frecuencias para servicios de 5G, tras la aprobación en el pasado otoño de un nuevo reglamento de frecuencias, conocido como recambio.

En Brasil, el gobierno de Jair Messias Bolsonaro realizará una consulta antes del próximo junio para dilucidar el reparto de hasta 1.500 MHz de frecuencias de 700 Mhz.

En la reciente feria del Mobile World Congress (MWC), Leonardo Morais, presidente de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel), reconoció que Brasil está trabajando para el desarrollo del 5G con la intención de poner en marcha la primera subasta de frecuencias de 3,5 GHz en el primer trimestre del próximo año.

En declaraciones a la agencia Efe, Morais se muestra partidario de “privilegiar aquellas con más obligaciones de inversión que obligaciones de pago por el derecho de uso del área de frecuencia”.

Con las urnas por medio

Con el suspense propio de cualquier periodo electoral, España prevé subastar las frecuencias de 700 MHz en el primer trimestre de 2020. El Ejecutivo que preside Pedro Sánchez considera prioritario cumplir con los plazos fijadas desde Bruselas para la transición hacia el 5G.

Eso significa que antes de finales de junio de 2020 deberán estar liberadas las frecuencias de 700 MHz que actualmente ocupan los operadores de televisión digital terrestre (TDT), para que queden a disposición de los operadores de telecos.

En ese empeño, el gobierno aprobó el pasado viernes el proyecto de Real Decreto del Plan de la TDT, para así no retrasar la llegada del 5G a España, pase lo que pase en las urnas. En dicha normativa se garantiza a las cadenas de televisión el uso de la banda 470-694 MHz hasta 2030.

El Reino Unido repartirá sus nuevas frecuencias de 700 y 3,6 GHz, subastas en la que Telefónica confía en repetir el éxito de la subasta de hace un año en la que se adjudicó 80 MHz de las bandas de 2,3 y 3,4 GHz.

En Colombia, el ejecutivo de aquel país ha presentado un proyecto de Ley que incluye la ampliación de la duración de los permisos para el uso del espectro, aunque por ahora no se han fijado fechas para las nuevas subastas.

Fuente: eE

Compartir