Compartir

Agencias

Un general estadounidense en la OTAN advirtió el miércoles que las fuerzas de la alianza atlántica dejarán de comunicarse con sus colegas alemanes si Berlín se alía con la empresa china Huawei para el desarrollo de la tecnología 5G.

“Nos preocupa que la columna vertebral de sus telecomunicaciones se vea comprometida en el sentido de que, en particular con el 5G, la capacidad del ancho de banda y la habilidad para extraer información es increíble”, manifestó el general Curtis Scaparrotti, comandante de la OTAN en Europa, ante la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes.

“Si además está dentro de sus comunicaciones de defensa, entonces no nos comunicaremos con ellos” a través de esos sistemas, aseguró el general. “Y para las fuerzas armadas sería un problema”.

Estados Unidos y otros países occidentales descartaron a Huawei para desarrollar las redes 5G porque temen que esto represente una amenaza de seguridad ante el cercano vínculo de la compañía con el gobierno chino.

Estos nuevos sistemas permitirán una conectividad casi instantánea que posibilitará avanzar en el desarrollo de tecnologías futuristas, como los autos que se manejan solos.

Las declaraciones de Scaparrotti se produjeron durante un interrogatorio sobre las conversaciones comerciales en Europa, en particular de Alemania, con grupos de telecomunicaciones chinos.

El lunes, The Wall Street Journal indicó que Estados Unidos le advirtió a Alemania sobre el futuro del “intercambio de información” si utiliza “proveedores no confiables” en su infraestructura 5G.

El diario aseguró que el embajador estadounidense en Berlín, Richard Grenell, envió una carta al ministro de economía alemán, Peter Altmaier, en la que advertía que en ese caso Estados Unidos podría llegar a reducir el intercambio de información secreta, entre otras.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo el martes que Berlín consultará a Washington sobre la utilización de tecnología desarrollada por Huawei, aunque apuntó: “Nosotros definiremos nuestros estándares”.

Huawei ha rechazado enérgicamente las acusaciones de que sus equipos podrían ser utilizados para espionaje.

Los equipos 5G de la compañía china son considerados mucho más avanzados que los de sus rivales Ericsson y Nokia, lo que los convirtió en más atractivos para los operadores de telefonía móvil que quieren utilizar rápidamente las nuevas redes.

Más allá de las preocupaciones por la seguridad de las redes, fiscales estadounidenses acusan a Huawei y a su jefa financiera, Meng Wanzhou, por presuntas violaciones a las sanciones contra Irán. Meng fue detenida en Canadá, donde se encuentra actualmente en libertad vigilada, a la espera de una demanda de extradición.

Fuente: AFP

Compartir